Nueve consejos para evitar el temido LAG

En el mundo del juego online hay una necesidad constante por conseguir una mayor velocidad, cualquier cosa que nos haga ser más lentos acabará dañando nuestra experiencia. Cuando juegas conectado a la red de redes existen principalmente dos problemas que solucionar o mejorar: tener una conexión deficiente y que el rendimiento de tu equipo no sea el óptimo.

Bueno, existe un tercer ingrediente que tiene que ver con tu pericia a los mandos – y la habilidad de los que compiten contigo -, pero ahí no vamos a poner soluciones en este artículo. Nos vamos a centrar en el primero de los casos: la conexión hacia Internet desde tu ordenador, consola o dispositivo móvil. Deteniéndonos especialmente en lo que ocurre en nuestras casas.

Tenemos que entender que toda la información toma un tiempo en viajar desde tu equipo hacia el servidor donde se aloja y gestiona el juego online, también las comunicaciones con otros participantes. Cuanto más directo sea este proceso, mejor será nuestra experiencia, y es que la diferencia entre la victoria absoluta o el fracaso definitivo puede ser muy pequeña.

Hay muchos parámetros a controlar, demasiadas cosas a tener en cuenta, por esto hemos decidido conocer algunos conceptos básicos al tiempo que proponemos una serie de consejos que nos vendrán bien para afinar la conexión.

¿Qué es el temido LAG?

Acaba con el LAG en Fortnite

Tenemos bastante asimilado que la calidad de nuestra conexión tiene que ver con la velocidad de descarga y subida, pero hay factores igual de importantes a los que no solemos darle peso, por ejemplo, la latencia.

Imagina que tu conexión es como una carretera, cuantos más carriles tengamos mayor es tu ancho de banda y velocidad: van a pasar más coches en una unidad de tiempo.

El concepto de latencia lo que nos mide es la inmediatez de la conexión, en nuestro ejemplo, el tiempo que tardaría un coche en realizar el trayecto completo. En el mundo de los servidores, sería el tiempo que tardas en recibir la información del servidor donde se desarrolla el juego.

Un Ping bajo es esencial para evitar el temido LAG

Para medir esa latencia se utiliza el Ping, una cifra en milisegundos que a algunos le sonará. Si has realizado un test de velocidad conocerás que es el primer dato que se prueba, para luego medir velocidades de subida y bajada.

Cuanto más bajo sea ese número Ping, mejor.

En el mundo de los videojuegos online se torna vital, ya que si tu ping es alto padecerás de lag en tu conexión. ¿Cuáles son los síntomas? Pues que tardará en llegar a la pantalla lo que realmente está pasando en la partida.

Es vital hacer desaparecer esos retardos o lag para que la partida sea fluida, algo especialmente relevante en juegos de acción o conducción.

Nueve consejos para acabar con las interrupciones

1.- Elige el mejor lugar para los elementos

Devolo es la solución para extender tu conexión a lo largo de la casa

El centro de operaciones de una conexión a Internet es el router. Si hemos decidido que nuestra forma de jugar es inalámbrica, entonces tenemos que tener mucho cuidado con dónde lo colocamos. ¿En qué habitación vamos a jugar? ¿Queremos llegar a toda la casa?

Como veremos en otros puntos de esta lista, hay opciones para ampliar la conectividad con garantías, pero si no optamos por ellas debemos saber que no podemos jugar alejados del router ya que la señal WiFi será más débil.

Muchos de nosotros, pensando en que no es un artilugio bonito, solemos esconderlo bastante y eso es un error importante de cara a nuestras comunicaciones en el hogar: la posición del router influye mucho en la señal.

Apostemos por colocarlo centrado a toda la zona que queremos cubrir, que atraviese el menor número de paredes posibles y que esté en una posición alta, ya las ondas viajan hacia abajo.

2.- Un router de calidad

Un buen router es pieza clave en la conexión

Insistimos en el router, es la pieza más importante de tu conexión WiFi y lo habitual es usar el que nos ofrece nuestro proveedor de Internet. Si queremos mejorar tenemos que evaluar si lo que tenemos nos vale o hay que invertir en uno de mayor calidad.

Un router con potencia de proceso y memoria para gestionar el uso por parte de muchos dispositivos conectados, con antenas, que utilice las últimas tecnologías en conectividad inalámbrica (WiFi AC) y que soporte protocolos avanzados (QoS).

No debemos descartar el ir más allá de un router y pensar en una red mesh. Este tipo de redes presentan una estación base (o router) y unos satélites que permiten extender la mejor conectividad a lo largo de toda una vivienda.

Muy importante tener al día el firmware, los principales fabricantes lanzan actualizaciones que mejoran las prestaciones de sus dispositivos.

3.- Una conexión acorde

El Ping es tan importante como las velocidades de subida y descarga

Velocidades que se mueven entre los 15 y 20Mbps ya deberían ser suficiente para el mundo gaming, pero tenemos que recordar que hay otros factores que nos propician lag, como el número de equipos conectados o el ping. Si nuestra conexión no está a la altura deberíamos pensar en mejorarla con un plan superior, otro tipo de cable, o cambiar de compañía.

Haz un test de velocidad, es tan fácil como dirigirte a SpeedTest y comprobar cuáles son tus números reales (haz varias pruebas para conseguir una media). Para juegos la velocidad de subida no es tan importante, sí la descarga, que debería ser superior a 10Mbps sino quieres tener grandes retardos.

En cuanto al Ping, si nos movemos en una cifra entre 1 y 30 milisegundos, nos podemos sentir contentos. Si el número sube a cifras cercanas a 100 ya empieza la cosa a complicarse, recordemos que de alguna forma nos mide el tiempo de reacción de nuestra red. En todo caso sigue los consejos que describimos en estos puntos y conseguirás mejorar tu conexión.

4.- No satures tu red

No satures tu red, controla cuánta gente está al mismo tiempo

La conexión a Internet que nos llega a casa hay que compartirla con todos los dispositivos y usuarios que hay en ella. Es obvio que cuanto más elementos activos haya, menos nos va a quedar libre a la hora de jugar. Podemos sufrir una red lenta si no establecemos reglas y controlamos un poco lo que está ocurriendo.

Hay aplicaciones que nos permiten limitar la velocidad de subida y bajada, por ejemplo las de descarga. Más complicado pero efectivo es usar un router con servicio QoS, que permite priorizar la conexión a ciertos tipos de datos: quiero más transferencia para las videoconferencias, para el juego o para el vídeo en streaming.

A un nivel más complejo, que debería hacer alguien especializado, podemos tocar los canales en los que opera el router. Si vives en un  entorno en el que muchos routers operan en el mismo canal  pueden producirse interferencias. Con aplicaciones que analizan el estado de los canales podemos elegir aquel que esté más libre.

5.- Elige servidores cercanos

Compite con jugadores cercanos a ti

Selecciona servidores cercanos a tu ordenador. Muchos juegos cuentan con la opción de elegir en una lista de servidores disponibles en el planeta, pero lo lógico es irnos a los de nuestra región: aunque no es una ciencia exacta el cambio puede ayudar a bajar tu ping.

Tampoco nos volvamos locos con esto, ya que es un proceso que ya realizan de forma automática la mayoría de juegos multijugador, por eso no te dejan seleccionar región.

6.- Reduce el número de aplicaciones abiertas

Si nos olvidamos de consolas y dispositivos móviles y nos centramos en nuestro ordenador en sí, tenemos que conocer que su fantástica multitarea también nos puede jugar malas pasadas en el funcionamiento de juego. No solo debemos cerrar el resto de aplicaciones concurrentes que están tomando recursos del sistema, también es importante acabar con aquellas que están conectadas a la red de redes.

Siempre que sea posible y nos interese tenemos que acabar con aplicaciones de descarga, mensajería instantánea, streaming de músico o vídeo, incluso pestañas de navegador pueden tener impacto en la velocidad de tu red.

7.- Mejora tu equipo y adapta el juego

Un equipo al día también es necesario

Ok, esto no tiene que ver directamente con tu conexión a Internet, pero todo suma. Mira los requerimientos mínimos de los juegos, entiende si tu ordenador puede con ellos y si es posible adapta las opciones para que todo fluya lo mejor posible. En el mundo móvil y consolas todo esto es transparente para nosotros.

Si la cosa no va bien, el siguiente paso es adquirir nuevas piezas – RAM, tarjeta gráfica, disco SSD, CPU – o pensar en actualizar el equipo al completo. Si ya tienes hardware que puede dar juego con el overclocking, también puedes mejorar el rendimiento de esa forma.

8.- Conecta directamente al router

Si la red inalámbrica no está a la altura, prueba Ethernet

No queríamos llegar a esta solución porque entendemos que la libertad de poder moverte con el equipo y no tener cables es algo muy a valorar, pero si lo que quieres es el máximo rendimiento de tu conexión, elimina el factor inalámbrico. Esto es algo que podemos hacer con ordenadores y algunas consolas, no el móvil o tablet.

Hablamos de conectar el equipo directamente al router con un cable Ethernet, de esta forma nos llegará la máxima transferencia al equipo, con la mayor estabilidad posible en el hogar.

9.- Piensa en un amplificador WiFi, apuesta por devolo

Devolo Magic WiFi

Algunos de los problemas que nos hemos encontrado en puntos anteriores tienen un gran aliado en Magic 2 WiFi de devolo. No importa lo grande que sea tu casa, es posible crear una red Mesh con dispositivos PLC que llevan a cualquier rincón la misma calidad de conectividad que tienes en el router principal.

No solo tenemos punto de acceso WiFi con garantías allí donde instalemos el Magic 2 WiFi, gracias al trasvase de los datos por los cables de corriente eléctrica. También nos ofrecen puertos Ethernet directamente en el adaptador. Os invitamos a conocer un dispositivo con tecnología única en el mercado:

La mejor opción para ampliar tu WiFi con WiFi MESH

devolo Magic 2 WiFi 2-1-1

devolo magic 2

Un adaptador individual devolo MAGIC 2 WiFi. Internet mágico de la toma de corriente: increíbles velocidades de transmisión de hasta 2400 Mbps y una fabulosa área de cobertura de hasta 500 m caracterizan al adaptador Powerline de devolo. Su precio es de 129,90 euros.

Kit de inicio devolo Magic 2 WiFi 2-1-2

devolo magic 2

El kit starter está compuesto por un adaptador devolo Magic 2 WiFi y un devolo Magic 2 LAN. Navegar con alta velocidad desde el balcón, jugar en la realidad virtual en el sótano, o la oficina en la nube en el desván. Lleva a tu casa el último estándar WiFi ac. Su precio es de 199,90 euros.

Kit Multiroom devolo Magic 2 WiFi 2-1-3

devolo magic 2

Si quieres cubrir el mayor número de habitaciones apuesta por el Multiroom Kit con 2 adaptadores Magic 2 WiFi, cada uno con 2 conexiones LAN Gigabit, y un Magic 2 Lan. Red doméstica de alta velocidad a través de los cables de corriente, con una velocidad de transmisión de hasta 2400 Mbps. Su precio es de 299,90 euros.

Imágenes | Florian Olivo | Field Engineer | Raw Pixel I II | Daniel Korpai


Etiquetas: , , ,