Si durante las Olimpiadas en Pekín, el duelo por ser el hombre más rápido del planeta acaparó todos los focos, el próximo mes de octubre nos deparará otra carrera de infarto, aunque a menor escala, para dilucidar quién será el vencedor en la lucha por conquistar a los consumidores en el mercado de la alta velocidad en Internet.

Si en la final de los 100 metros lisos, todo estaba por decidir entre 2 personas, parece ser que hasta el momento la lucha en Internet se va a producir también únicamente entre 2 contrincantes: ONO y Telefónica. ONO ha anunciado que proveerá servicio de Internet ultrarápido a partir del 15 de Octubre, con velocidades de navegación a 100 y 50 Megas de bajada, y 5 y 3 Megas de subida, respectivamente. Los precios irían de los 60 euros mensuales por la línea de 50 megas, hasta los 80 euros por la de 100 Megas, más IVA.

A partir del 15 de Octubre ONO iniciará a dar cobertura en la Comunidad de Madrid, dónde se podrán beneficiar los primeros clientes de esta nueva tecnología, para posteriormente ir extendiéndose por otras partes de la geografía española. Los afortunados, que suponen un total de 700.000 hogares, estarán repartidos entre 10 municipios de la Comunidad de Madrid: Madrid, Alcobendas, Alcalá de Henares, Fuenlabrada, Alcorcón, Móstoles, Torrejón de Ardoz, Pinto, Tres Cantos y San Sebastián de los Reyes.

Por otra parte, Telefónica anunció hace unas semanas que proveerá una velocidad de navegación a 30 Megas por 85,90 euros al mes más IVA. Aunque el precio es superior y la velocidad inferior a la ofrecida por ONO, el punto fuerte de Telefónica será la cobertura, que aunque ltambién imitada, será más amplia, dándose cobertura a: Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Málaga, Valladolid, Bilbao, San Sebastián y Vitoria.

Un dato que conduce a la esperanza, es el anuncio publicado por parte del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio del pasado mes de Julio, en el cuál se anunciaba que se iba a exigir a los operadores el 80% de la velocidad contratada por sus clientes. Esperemos que sea cierto, y no tengamos que conformarnos con una velocidad mucho menor a la publicitada, no vaya a ser que al final la velocidad no lo es tanto.


Etiquetas: , ,