Google Street View sigue levantando polvareda en todas las ciudades que ha mapeado en primera persona. Ahora resulta que una mujer ha certificado la infidelidad de su marido debido a una de las instantáneas de Google Street View, que lo retrataba en el lugar de la sospecha bajando de su vehículo, en lugar de en su trabajo como deberia ser.

Parece que esa era la pista que faltaba para completar el puzzle infiel. Fuera de que esta noticia sea del todo veraz o no, internet es bastante dudoso para estos rumores fáciles, sí que es cierto que evidencia lo comprometida que queda la privacidad de las personas, en un principio se solicitó el borrar sólo las caras de las personas que pudiesen ser distinguidas, luego borrar por completo las personas, y ahora parece que sería hasta ideal borrar los vehículos.

A este paso habrá que desalojar ciudades para que Street View, una herramienta fantástica, pueda desplegarse sin batallas legales. Esperemos que este servicio no se vea comprometido por situaciones que rozan la hilaridad.


Etiquetas: