Hace algunos días, os hablé de mi magnífica experiencia con una de las últimas cámaras instantáneas de Fujifilm, la Instax Mini 70. Un modelo de cuidado diseño y características destacables perfecto para aquellas que, como una servidora, queráis ir más allá de la ya recurrente fotografía a través del smartphone.

Sin embargo, en aquel momento tan solo mencioné de pasada algunas de sus posibles aplicaciones; un apartado que hoy trataré con más detalle para que podáis sacarle el máximo partido a la vuestra y lograr resultados de impacto. Porque, ¿qué deberíais tener en cuenta para lograr la captura perfecta? ¿Cuáles son las mejores condiciones para hacerlo? ¿Cómo podéis utilizar las imágenes resultantes de forma creativa?

Lo más básico

ins

Para empezar, me centraré en algunas cuestiones que, si bien parecen obvias, es conveniente que sepáis. Me estoy refiriendo, por ejemplo, al agarre de la cámara a la hora de disparar, es decir, a la posición de las manos. Por fortuna, la Instax Mini 70 nos lo pone bastante fácil, porque cuenta con una ergonomía bastante obvia. Así y si decidís sujetarla con ambas manos y en posición horizontal, tendréis que ir con cuidado de no tapar la ranura por donde salen las impresiones, emplazada en la parte izquierda. Es fácil arrugarla sin darse cuenta.

En caso de hacernos un selfie, esta pasará a la parte derecha, aunque lo más apropiado en este caso, si queréis evitar que salgan ambos brazos, es mejor cogerla con una sola. Recordad comprobar cómo queda de encuadrada la foto en el pequeño espejito y mirad al centro de la lente. En todo caso, aquí no tendréis que ser tan cuidadosas como con el móvil, donde aparecer mirando hacia otro lado es bastante frecuente.
instax-mini-70-19
Si lo que queréis capturar es una imagen vertical, dejad la apertura en la parte superior, sobre todo si optáis por el disparo continuado de dos fotografías, en la que la primera podría acabar en el suelo. En los modos nocturnos o con poca luz, que no os cojan desprevenidas los destellos del flash y, si le habéis puesto la correa, vigilad que esta no tape el objetivo.

En cuanto a esta última, ya os conté que viene con unas anillas, que os recomiendo colocar si queréis tener un poco más de margen de movilidad. No es necesario que la enrolléis sobre la muñeca, podéis llevarla de manera habitual sin temer que se resbale mano abajo.

Ojito con las condiciones lumínicas

instax-mini-70-20

Más allá de lo comentado y aunque la cámara se adapta automáticamente a las condiciones de la captura, deberéis tener en cuenta la luminosidad del ambiente. Y no me estoy refiriendo únicamente a hacer la foto en un entorno bien iluminado, que permita resultados con más detalles y sin sombras incómodas ni contraluces, sino también al tono de la escena.

En este punto resulta necesario hablar de las llamadas hora azul y hora dorada, dos conceptos usados en fotografía para referirse a unos momentos clave para obtener buenas fotos, con toques muy especiales. En cuanto a la primera, identificarla es fácil: se trata del momento en que el cielo ha perdido sus tonos naranjas y amarillos y comienza a aparecer el color azul. Algo que se produce durante los instantes finales de la tarde, justo antes de anochecer. Es un momento ideal para fotografías urbanas y nostálgicas, para capturar la luna, los edificios que acaban de iluminarse y ciertos paisajes (se consiguen reflejos preciosos)

instax-mini-70-12

Respecto a la hora dorada, se produce al amanecer y con la puesta de sol cuando son precisamente los amarillos y dorados los que tiñen el ambiente.

Para las viajeras

maleta

Por supuesto y como prometía en las primeras líneas, no podía dejar de hablar de algunos truquitos a la hora de utilizar las fotos impresas. Empezaré centrándome en las viajeras y en aquellas que se llevan la cámara a todas partes –algo muy cómodo de hacer con la Instax Mini, como os conté entonces, por su peso y dimensiones reducidos-. Así, es perfecta para documentar la aventura sobre la marcha y el terreno; es decir, para hacer un álbum de viajes allí mismo. Una manera de llegar a casa con las fotos listas para enseñar a vuestros amigos y que podéis realizar de múltiples maneras, desde con uno de compra, hasta con una libreta, con pegatinas personalizadas, incluyendo dibujos, comentarios y un largo etcétera que seguro que estáis imaginando. Conseguiréis resultados muy originales.

Además, también podéis utilizar una de estas fotos para personalizar vuestra maleta o mochila y localizarla fácilmente en el aeropuerto. Os propongo dos formas de hacerlo: realizando un pequeño agujerito en la parte superior de la foto, en la zona del marco blanco, y colocando un lazo de un tono bonito que ataréis al orificio de la cremallera. Otra opción es usar un trocito de cuerda o una anilla. Y si lo plastificáis –con una cartulina y forro- para que adquiera algo de dureza, incluso es posible usarlo de llavero.

Si no os queréis complicar demasiado y volviendo al equipaje, siempre podéis comprar en cualquier todo a cien, el típico llaverito para colocar en la maleta solo que, en lugar del papel con los datos personales, podéis incluir la foto y escribirlos por la parte de detrás. Una forma original que, además, le dará un toque personal y la alejará en cierta medida de los robos, pues no deja de tener un toque más humano.

Para decorar la casa

img_7361

Otra opción es decorar la casa con las fotografías. Algo que podéis hacer de muchas maneras, sin gastar demasiado dinero. En mi caso las he utilizado para hacer imanes de la nevera y para adornar el cabecero de la cama. Para lo primero he comprado unos pequeños imanes con cobertura de plástico, redonda y fácil de quitar haciendo palanca. Los he pegado detrás de las imágenes y ¡listo! Ya tengo la nevera personalizada.

img_7372

Para el cabecero de la cama he usado una cuerda fina, como de esparto (aunque en realidad serviría también otro tipo de tejido, trapillo de colores o lo que mejor combine con el estilo de vuestra casa) y unas pequeñas pinzas semitransparentes. Las hay de diferentes acabados y tamaños, e incluso tenéis opción de sustituirlas por clips, imperdibles, lazos o pinzas para sujetar documentos. Todo dependerá de vuestro gusto y de la estancia en la que vayáis a colocarlo.

La idea es “tender” las impresiones como si estuviéramos secándolas tras el revelado. Podéis hacerlo de la pared, del techo, combinarlas con luces navideñas, y hasta con globos si lo que queréis es usarlas para decorar una fiesta de cumpleaños muy especial.

cab

Otras posibilidades son las de crear una composición o dibujo en la pared integrándolas dentro de un vinilo decorativo –ya prefabricado y con espacio para las fotos- o hacerlo desde cero vosotros mismos, combinándolo con diferentes elementos como pegatinas, tapones de corcho de botellas de vino, figuritas hechas con fieltro y demás. Con San Valentín a la vuelta de la esquina, quedarán genial integradas en mural de pétalos de rosa secos o artificiales.

Otros usos muy chulos

¡Tachán! Ya tenemos nuestro árbol de Navidad hecho con fotos Instax 🎄 ¿Os gusta? Estas Fiestas comparte momentos únicos y divertidos con los tuyos, estas Fiestas regala sonrisas con Instax 📸😊 ¡Consigue tu favorita en nuestra Shop Online y recíbela antes de Navidad (enlace en la bio)! 🎁 Yes! We have our own Christmas tree made with Instax photos 🎄 Do you like it? This Christmas season share unique and funny moments with your family and friends, this Christmas season give smiles with Instax 📸😊 Get your favorite one in our Shop Online and receive it before Christmas (link in bio)! 🎁 . . . #instaxcamara #instaxlovers #christmas #navidad #xmas #christmastree #arbol #arbolnavidad #ideas #instaxmini8 #instax #mini8 #instaxmini70 #mini70 #instaxmini #instant #camera #photo #gifts #regalos #december #winter #love #diy #handmade #fujifilm

Una foto publicada por Fujifilm Instax España (@instaxcamara) el

Para acabar y aunque las posibilidades serán tantas como vuestra imaginación os brinde, se pueden utilizar para colocar sobre una pizarra de empleado del mes. En una fiesta de disfraces, con las nominaciones al mejor disfraz; y para ilustrar nuestro propio recetario –si, como una servidora, sois amantes de la cocina-, también serán muy útiles.

photo_2017-01-02_17-23-25

Por supuesto, no podía dejar de hablar del uso más sencillo: llevarlas en la cartera. Sí, porque el tamaño de estas imágenes las hacen perfectas para llevarlas en la cartera, recordar los mejores momentos, enseñarlas a los amigos o dárselas como muestra de afecto. Y a vosotros, ¿qué otros usos chulos se os ocurren para estas fotos instantáneas?

Puedes encontrar esta cámara Instax Mini 70 en la tienda online de El Corte Inglés.

Imágenes | Águeda A. Llorca