Los pasos a seguir son muy sencillos:

1. Lo primero es crear una lista de reproducción en iTunes. Dependiendo del tipo de CD que queramos grabar tendremos que limitar el número de canciones de la misma. Así, si decidimos grabar el CD como pista de audio, el CD se contabilizará como espacio en minutos, pudiendo grabar hasta un máximo de 74 minutos o 80 minutos (en función de la clase de CD), pero la ventaja es que el CD se podrá escuchar en cualquier dispositivo con lector de CDs. Por contra, si lo que queremos es grabar un CD con música en mp3, entonces deberemos fijarnos que la lista de reproducción no supere los 700 MB. De todas formas, cuando tengáis seleccionada la lista de reproducción, toda esta información aparece automáticamente en la parte inferior del reproductor iTunes.

2. Tendremos que personalizar la grabación así como los detalles de la misma. Lo haremos yendo a “preferencias”, “avanzado” y “grabación”. En este ventana se nos permite elegir como grabar los CD (si en formato de audio, mp3 o datos), además de tener la opción de normalizar las canciones para que no haya sobresaltos por el volumen, o el tiempo de espera entre pista y pista, e incluso la velocidad de la grabadora. Así de simple.

3. Por último, tenemos 2 opciones: elegir grabar utilizando la previa ventana. O si ya tenemos preseleccionadas las características, podemos directamente grabar el CD seleccionando una pestaña en la parte inferior derecha del reproductor iTunes.


Etiquetas: , , ,