Parece que en el mundo de la tecnología sólo se habla de los enfrentamientos entre el formato de Alta Definición de Sony y el de Toshiba, y su lucha por imponerse como formato definitivo.

A pesar de lo que digan algunas noticias yo me inclino a creer que ya está casi decidido un vencedor, Blu-ray. Las ventas del formato de Sony superan con mucho a las de los reproductores HD DVD (a pesar del descenso del precio de éstos) y la mayor parte de los estudios cinematográficos están optando por apoyar incondicionalmente al Blu-ray. Si a esto le sumas el hecho de que este reproductor viene integrado en la última videoconsola de Sony, la PlayStation 3 -que se espera que termine de despegar entre los aficionados a las consolas a lo largo de este año-, Blu-ray empieza a ganar por goleada.

En realidad si vamos más allá yo diría que Apple es quien acabará llevándose el gato al agua. Su invento Apple Tv, del que Steve Jobs presentó mejoras en la MacWord Expo el martes pasado, sustituirá a todos los reproductores del mundo. Ni HD DVD ni Blu-ray serán el formato de Alta Definición definitivo.

El reproductor de películas de Apple almacena en su disco duro de 160 Gbytes hasta 200 horas de vídeo, y puede ser en formato de Alta Definición. Es cierto que la Alta Definición que puede soportar un archivo digital es bastante inferior a la de un disco Blu-ray, pero la historia nos recuerda lo que pasó con los CD. Evidentemente un CD tiene más calidad que un archivo en MP3, pero nadie carga con sus CD para poder escucharlos allí donde vaya. Todos pasamos nuestra música al iPod (a calidad media para no ocupar demasiado) y el CD pasa a servir de posa vasos. De hecho, la gran mayoría utiliza los terribles auriculares que vienen incluidos en el iPod, así que no nos quejemos de la calidad…

Es cierto que la calidad es importante, pero hasta un cierto punto. Si no nos importa ver vídeos en la pantalla del ordenador que descargamos de Internet con una resolución penosa (de YouTube por ejemplo), no creo que a nadie le moleste ver una película con muchísima calidad, pero con menos de la que podría tener si fuera en Blu-ray, con el sistema de Apple.

Además las películas almacenadas en Apple TV no ocupan espacio físico, no contaminan gastando toneladas de plástico para los discos y puedes descargarte fácilmente nuevos títulos directamente de Internet.

HD DVD desaparecerá como ocurrió con el formato BETA, Blu-ray tendrá su momento de gloria y será finalmente aplastado por Apple TV. Ya veréis, ya. [aviso al lector: opinión totalmente personal y apoyada en revelaciones alienígenas]


Etiquetas: , , , , , , ,