simple.b-cssdisabled-jpg.h363510ef059f56bb368a27e5f18232f9

Los cuantificadores de actividad física se han convertido en un accesorio tecnológico cotidiano. Puede que no tengamos ninguno, pero es probable que hayamos oído hablar de ellos, o que algún colega o conocido ya lo esté usando. Su funcionamiento, de un modo general, consiste en la monitorización de nuestra actividad física a partir de sensores y algoritmos de software.

La capacidad de estos dispositivos para cuantificar nuestra actividad depende, de un modo directo, de la cantidad y calidad de sus sensores, así como de la existencia de una plataforma para analizar nuestro quehacer cotidiano a partir de los datos recogidos, y ofrecernos información útil para tomar decisiones acerca de nuestros hábitos y rutinas, ya sea para cambiarlos, o para adoptar otros nuevos.

La característica principal que diferencia a estas pulseras y relojes de los podómetros analógicos que contaban pasos es su capacidad para conectarse con nuestro smartphone, tableta u ordenador y volcar los datos recogidos en ellos sin que el usuario tenga que preocuparse por apenas nada. Después entramos en la diversidad de sensores que podemos encontrar en el dispositivo cuantificador, si tiene pantalla o no, la autonomía, etcétera.

fitbit ultra wikipedia

En el mercado existen propuestas de un buen número de fabricantes y marcas. aunque si hay una que ha estado presente en él, prácticamente desde los comienzos, esa es Fitbit. Los primeros modelos, ni siquiera tenían un diseño como pulsera, sino que imitaban a los podómetros con un formato de tipo clip para sujetar en la ropa. Se siguen comercializando algunos modelos Fitbit en ese formato, pero los más avanzados, lo habitual es que sean de tipo pulsera.

simple.b-cssdisabled-png.hca71d05d6b591489ebcd40a369509ff3

Tras estos años de evolución tecnológica, estamos ante productos avanzados, con buenos argumentos para ayudarnos a mejorar nuestra condición física y nuestra salud. Pero siempre desde una perspectiva realista. No por comprar una pulsera cuantificadora vamos a conseguir perder esos kilos de más que nos sobran, o vamos a estar en disposición de correr una maratón mañana.

Tenemos que poner esfuerzo y constancia por nuestra parte, y la misión de estas pulseras es tanto animarnos a hacerlo, como darnos una idea aproximada de en qué cuantía. Te damos unas pautas para adecuar nuestros deseos y necesidades a los cuantificadores, en este caso de fitbit.

¿Qué modelo elijo?

Lo primero es elegir el modelo más adecuado a nuestras necesidades. Los que se sujetan con clip (Zip y One) están pensados para llevar durante las actividades propiamente dichas. El One analiza la calidad del sueño también, aunque la sujección mediante clip es menos conveniente que la de tipo pulsera. La batería del Zip dura meses, y la del One hasta diez días. Esencialmente son podómetros conectados.

simple.b-cssdisabled-jpg.h680e2a3fa84e52e1940fcdc65fdc196e

Luego están las pulseras Flex y Charge, que permiten llevarlas puestas de un modo más natural que las de tipo clip. Flex no lleva pantalla, pero Charge sí. Además tienen una duración de batería entre cinco y diez días dependiendo del modelo. Son adecuadas para un seguimiento de la actividad, también a un nivel básico, pero de un modo más continuado que con los de tipo clip.

El siguiente paso, es el de los dispositivos con sensor de ritmo cardiaco. Como el Charge HR y el novedoso Blaze, que además hace las veces de reloj inteligente, con control de música y notificaciones. En este punto, cabe decir que el sensor de ritmo cardíaco de estos dispositivos funciona mediante un sistema de iluminación de la piel que detecta el cambio de flujo sanguíneo. Es un sistema que da unos resultados razonablemente correctos, pero no especialmente preciso.

No es algo que sea realmente problemático. De un modo cualitativo, da unas mediciones adecuadas para hacernos una idea de cómo funciona nuestro “motor”, pero para un deportista exigente, no estamos ante una tecnología adecuada para llevar un seguimiento de los entrenos. Por ejemplo, una variación de cinco pulsaciones entre la medida y la realidad en la zona de esfuerzo máximo es inaceptable.

fitbit modelos

El último escalón en la gama de Fitbit es el Surge. Es un reloj con GPS y monitor continuo de ritmo cardiaco apto para deportistas que busquen llevar un control cualitativo de actividades más intensas que caminar, practicar senderismo o carrera ligera, pero sin llegar a un nivel donde se necesite tener una precisión máxima en la medida del pulso. La tecnología de pulso mediante luz tiene sus limitaciones más allá de un cierto nivel de exigencia.

Crea una cuenta y descarga la app en el móvil

El siguiente paso, independientemente de qué modelo hayas elegido, es el de hacerse una cuenta en el portal de Fitbit. Es un paso que se pide durante el asistente de configuración, todo sea dicho, aunque presta atención a los datos que introduces para que sean lo más fidedignos como sea posible.

Estos datos son los que usan los algoritmos en la nube de Fitbit para hacer los cálculos acerca del progreso en nuestra condición física, nuestro sueño o nuestra dieta.

fitbit panel

Recuerda, son datos aproximados

Estos medidores de actividad trabajan con datos cualitativos. Es decir, no son datos precisos que tengan validez científica o médica. Si en un momento dado se detectan 180 pulsaciones, no es el momento de alarmarse. Puede ser una anomalía del sistema de detección. Pero si durante un periodo de tiempo prolongado, la media de las lecturas arroja cifras elevadas en las pulsaciones, sí puede ser el momento de acudir al médico.

fitbit surge luz

Con el GPS, se pueden conseguir cifras precisas acerca de la distancia recorrida, eso sí, pero con los pasos también hay que ser precavidos a la hora de hacer caso de las distancias kilométricas calculadas. El truco, en cualquier caso, es no pensar en términos instantáneos, sino en cifras medias y valores cualitativos.

Es válido medir el progreso en términos como “he hecho más esta semana que la anterior”, o he bajado las pulsaciones medias en reposo de 60 a 55 en el último mes. Pero sé precavido a la hora de avaluar los logros inmediatos. O “he dormido mejor que ayer”. En el capítulo del análisis del sueño, los datos recopilados sí son más fiables de cara a sacar conclusiones con una periodicidad diaria. Mide pulsaciones, las veces que nos hemos desvelado, etcétera.

Modifica o crea rutinas de actividad

Estos dispositivos están pensados para que los llevemos puestos de un modo continuado. Para ir modificando nuestras rutinas y hábitos de un modo progresivo y para obtener resultados “medioplacistas” o “largoplacistas”. El beneficio de una pulsera o un reloj radica en su capacidad para que modifiquemos nuestros hábitos de acuerdo con los datos que se vayan acumulando con cada sincronización con la app móvil en nuestro smartphone.

fitbit app

Déjate gamificar

Tanto la app como el panel de control en la nube con el que se sincronizan los datos de actividad recolectados por los dispositivos Fitbit cuenta con un motor de gamificación, que funciona a partir de logros, retos e interacción con otros usuarios a los que podemos añadir a nuestra red de contactos dentro de la plataforma.

fitbit logros

La gamificación consiste en motivar a los usuarios a partir del reconocimiento de logros tales como caminar un número determinado de pasos, dormir durante más de ciertas horas, o ascender un número de pisos dado. El motor de análisis también hace una estimación de los pisos que hemos subido durante nuestra jornada. Los retos pasan por aceptar desafíos tanto por parte de la plataforma como de otros usuarios.

Revisa tus logros y datos de actividad

En la app y en la web dispones de un completo panel de control con los datos de tu actividad recopilados durante los días, semanas, meses o años que hayas estado usando los Fitbit. Es conveniente revisarlos con un poco de detenimiento cada cierto tiempo en busca de tendencias medias de progreso. Como decíamos antes, estos cuantificadores no son adecuados para un seguimiento instantáneo, pero sí para una valoración media de lo que vamos progresando.

fitbit aria

En el panel de control y la app hay un apartado para seguir la dieta y nuestra alimentación, así como el peso. Fitbit tiene una balanza conectada, Aria, dentro de su repertorio de productos que integra el peso dentro del panel de control en la app y la nube. El apartado de la alimentación es más laborioso, ya que tenemos que introducir los datos sobre lo que ingerimos de un modo esencialmente manual.

Como decíamos al principio, el secreto para sacar el máximo partido a estos cuantificadores de actividad es la constancia y hacer el esfuerzo de ir mejorando nuestras métricas de un modo lento. La inmediatez no es una buena aliada de estos dispositivos, que requieren que cambiemos o adoptemos nuestros hábitos diarios para adecuarlos a los objetivos que nos marquemos.

O que nos marquen. En algunas situaciones, los médicos de cabecera están empezando a recomendar los cuantificadores de actividad como parte del seguimiento de sus pacientes. Especialmente para personas mayores o con patologías en las que intervenga mantener una actividad física moderada y diaria.

Fitbit Flex

Un cuantificador sencillo, pero efectivo si no somos muy exigentes más allá de llevar un seguimiento ponderado de nuestra actividad. Recomendado para personas que no aspiren a convertirse en atletas de un día para otro.

Fitbit Flex

Fitbit Surge HR

El modelo más avanzado dentro de la gama Fitbit. Tiene GPS, mide el pulso de forma continuada y hace las veces de reloj inteligente, aunque no es resistente al agua más allá de aguantar una lluvia ligera o el sudor.

Fitbit Surge HR

Fitbit Charge HR

El Charge HR, además de medir pasos, también mide el pulso. Es un dato útil siempre y cuando asumamos que las mediciones instantáneas no son realmente fiables. Tiene pantalla, lo cual es útil para realizar comprobaciones acerca del pulso cardiaco, por ejemplo. O los pasos caminados.

Fitbit Charge HR

Imágenes | iStock, Wikipedia (Ashstar01)


Etiquetas: ,