Lanzado al mercado en 1979, el magnetófono con auriculares de tamaño reducido apto para llevar a cualquier parte (Walkman) causó furor inmediatamente en todo el mundo y ha sido un icono ineludible de la década de los 80 y los 90. En total, se han vendido más de 200 millones de unidades de las múltiples versiones que han ido apareciendo desde 1979, con el lanzamiento de aquel mítico primer modelo, el Sony Walkman TPS-L2, que podéis ver en la imagen que acompaña a esta entrada.

La última tirada de reproductores con casete fue fabricada en Japón este mes de Abril, y al parecer ya han sido vendidas. Si sumamos las ventas de todos los dispositivos de la familia Walkman (que incluyen otro tipo de reproductores) pasaríamos las 400 millones de unidades.

Sin embargo, apenas había echado a andar el siglo XXI cuando eclosionó la música sin soporte físico en formatos comprimidos como mp3 o AAC y sus respectivos mini reproductores digitales (a la cabeza de todos ellos el iPod de Apple), y a partir de entonces el portacasetes, con su compleja ingeniería, envejeció a marchas forzadas y rápidamente empezó a ser visto por las nuevas generaciones como un aparato engorroso y desfasado. De hecho, ya es labor complicada encontrar uno en una tienda, pero la sentencia definitiva de muerte viene de su propia casa matriz, pues Sony anunció este pasado viernes que cesaba su producción en el país que lo vio nacer, Japón.

Esto no significa que el walkman muera definitivamente: los reproductores portátiles de CD, que aún tienen recorrido en el mercado, así como los de mp3 e incluso los teléfonos móviles de Sony mantienen la denominación walkman. Y al parecer tampoco es el adiós definitivo del reproductor de casetes, pues al parecer existen fabricantes que tienen la licencia para seguir produciendo este tipo de dispositivos en China y Oriente Medio, por lo que de alguna forma seguirán vivos en algunos mercados.

Una curiosidad que me ha llamado la atención, es que a la vez que han discontinuado la producción del reproductor de cassettes portátil, Sony también decidió este año dejar de producir disquetes de ordenador, y es que de la misma forma que con los casetes, han ido apareciendo tecnologías más modernas y mejores. Pero lo curioso es que hayan estado vigentes hasta este año, cuando yo pensaba que llevaban años sin fabricarse y dustribuirse.

De todas maneras, al menos en lo que a mi respecta, siempre llevaré mi primer Walkman en la memoria, nunca te olvidaré.


Etiquetas: