Hasta ahora, el auge de las tres dimensiones ha venido de la mano de los cines, el formato gigante por excelencia y en menos de dos meses llegará a las tiendas el primer televisor con 3D para el gran público.

Ambos sistemas son similares, pero muy diferentes a las opciones disponibles para los pequeños dispositivos portables, ya que las gafas de rigor serían un engorro más grande que el propio dispositivo.

La empresa tecnológica japonesa Sharp ha anunciado el desarrollo y fabricación, a finales de este año, de pantallas avanzadas de 3D para teléfonos móviles y otros dispositivos portátiles sin necesidad de llevar gafas especiales.

Esto parece confirmar que Nintendo no es la única que piensa que el futuro de las tres dimensiones también está en los pequeños aparatos portables. El fabricante japonés de videojuegos indicó el mes pasado que tiene previsto lanzar un nuevo modelo de su consola DS que permita a los usuarios jugar con juegos 3D sin gafas especiales.

La importancia de impulsar la demanda de pantallas de pequeño tamaño radica en la necesidad de pedidos para los proveedores japoneses de LCD ante la ralentización de los pedidos debido a un fuerte descenso en las ventas de teléfonos móviles en un mercado saturado.

Sharp es el cuarto mayor fabricante de televisores LCD del mundo detrás de Samsung, Sony y LG, y aunque ya lanzó hace diez años unos móviles con una pantalla que permitía a los usuarios ver imágenes tridimensionales, nunca llegaron a tener el suficiente éxito debido a su gran tamaño, y una tecnología obsoleta, pero desde ese fracaso, la firma afirma haber creado unas pantallas con la suficiente resolución para ofrecer resultados.

Aunque la tecnología que permite disfrutar de las imágenes en tres dimensiones sin las gafas existe desde hace largo tiempo, será en los próximos años cuando veremos el salto cualitativo para que el 3D quepa en nuestro bolsillo.


Etiquetas: , , ,