Picasa, el servicio de Google para guardar y editar fotos en internet ha incorporado un sistema que reconoce automáticamente a las personas que salen en las fotos.

Gracias a la tecnología de reconocimiento facial, cada vez que un usuario carga una foto a su álbum, si la persona ha sido fotografiada e identificada en alguna otra imagen, el sistema reconocerá automáticamente la cara, etiquetándola también en la nueva foto. Este sistema no vendrá instalado por defecto, sino que el usuario tendrá que escogerlo manualmente, pero simplificará de forma sustancial la clasificación de las imágenes.

Aunque la tecnología no está completamente depurada, si las personas miran directamente a la cámara el sistema identificará al individuo sin problema. La opción de reconocimiento facial ha sido posible gracias a la tecnología de Neven Vision, una empresa especializada en este campo que ha sido comprada por Google.