No estaban escuchando ninguna composición de Leonardo Dantés, ni siquiera uno de esas locuciones del MI-6 que avisan de que el mensaje se autodestruirá en breves momentos. Fue enchufar el iPod nano al cargador, éste a la red y…en tres segundos pasaron de cero a doscientos. Grados, se entiende.

Esto ha ocurrido en Japón y no sólo una vez. Parece que al menos se han dado cinco casos de nipones, tres ilesos y dos heridos, que estaban tranquilamente usando su reproductor musical de Apple cuando éste, sin razón aparente, se chamuscó hasta quedar convertido en ceniza. Suerte que lo que se quemó no era un iPhone, mientras alguien hablaba por teléfono con la oreja pegada a la terminal.

Las investigaciones apuntan a que todos los iPods incendiarios se vendieron entre septiembre de 2005 y septiembre de 2006 en el país del sol naciente y que el motivo de este suceso pueda deberse a problemas con las baterías. Algo que, por otro lado, da que pensar, ya que estamos hablando de modelos que se vendieron durante el primer año de vida del dispositivo.

Este verano la compañía de la manzana no gana para disgustos con los errores de sus productos, aunque esto no tiene ni punto de comparación por su peligrosidad con no poder conectarse a una red 3G.


Etiquetas: , , , , , ,