Un estudio de la revista médica Journal of Pediatrics concluye que aunque los jóvenes saben que escuchar la música al volumen máximo daña la capacidad auditiva, prefieren escuchar la música alta porque creen que a ellos no les afectará.

La mayoría de jóvenes niegan su propio riesgo y piensan que sólo puede sucederle a los demás. Ineke Vogel, investigadora del estudio, señala que es importante que los padres "informen a sus hijos y comenten con ellos el uso de los reproductores MP3, el daño potencial a largo plazo de los mismos, y las consecuencias para la capacidad auditiva".

El estudio concluye que los fabricantes de MP3 tienen que hacer cambios en sus productos para prevenir este riesgo ya que los volúmenes superiores a 90 decibelios (dB) son peligrosos, pero tienen que alcanzar entre 120 dB y 140 dB para que el sonido sea molesto o doloroso. Recomiendan que incluyan un medidor de decibelios para que el reproductor advierta que está sonando la música demasiado alto.

Como regla general, los médicos del estudio recomiendan que la música no esté a más del 70% del volumen total que puede alcanzar.

Información cortesía de:


Etiquetas: , , , ,