Todos recordarán el fracaso de Quiero TV, el primer intento de introducir la televisión difital por cable en España, una gran inversión y un pozo sin fondo de deudas es todo lo que queda de esa aventura televisiva. Resulta peculiar ver como en Estados Unidos es prácticamente un básico en los hogares el tener televisión por cable al tener una televisión pública bastante denostada, y en Europa cuesta bastante más trasladar esa cultura de pagar por contenidos de calidad en esa modalidad terrestre.

Analizando el sistema implantado en España, en su mayoría de distribución de señal de televisión via satélite, el coste de infraestructuras para su difusión es ínfimo, mientras que en la televisión por cable requiere de un gasto de cableado considerable en obras públicas.

Por otro lado, la televisión satélite depende demasiado de las condiciones climatológicas y una pequeña desviación de la parabólica deja sin señal con bastante facilidad. Pros y contras difíciles de evaluar cuando aquí en España se está implantado antes la distribución de canales de televisión por el par de cobre, usando las altas frecuencias del ADSL en lugar del coaxial que practicamente monopoliza Ono hoy día.

Ahora surge con fuerza y respaldado por los grandes del sector, como Sony y Lg, un sistema de televisión por cable que potencia la interactividad con el usuario como gran baza. Tru2Way es el nombre clave, y para variar exige de un decodificador que estos fabricantes integrarán en sus nuevos dispositivos.

Cuanta más oferta mejor porque siempre ayuda a abaratar precios de cara al consumidor, Imagenio, Ono, Orange, Jazztel y un largo etc ofrecen en España variados canales en sus sistemas de distribución ya sea por ADSL o por cable. Quizás llegue un poco tarde esta iniciativa a Europa, una cultura poco acostumbrada a el cable y más a “lo inalámbrico”.


Etiquetas: