El Reino Unido es uno de los países que más controlan a sus habitantes. Nada menos que 4,2 millones de cámaras de circuito cerrado están distribuidas por todo el territorio británico, lo cual es lo mismo que decir que en este país hay un “ojo que todo lo ve” por cada 14 personas.

Quizá sabiendo esto a nadie sorprende que haya sido el United Kingdom quien haya impulsado una directiva en el seno de la Unión Europea para que haya un mayor control de datos. Por la misma, entre otras cosas, será obligatorio almacenar los datos de correo electrónico durante 12 meses, datos a los cuales tendrán acceso organismos públicos y autoridades policiales.

Aunque el asunto será de momento aplicable tan sólo al país bretón se prevé que en breve se extenderá al resto de Estados miembros y que en un futuro se podrían “espiar” el contenido de los correos electrónicos, el uso de internet, los mensajes de móvil y las llamadas telefónicas. Por supuesto, todo en pos de “la prevención del crimen” y “la protección del interés público”.

En definitiva, el Reino Unido (y Europa) le quitan un poco más de alimento espiritual al derecho a la intimidad para endosárselo a una ya engordada seguridad. Una que ya está bastante inflada por la “comida basura” proporcionada  por sus colegas anglófonos del otro lado del charco. Por una vez (sólo una) le daremos la razón a los políticos, en este caso de la oposición inglesa: ‘Nos dirán que estas medidas son para luchar contra el terrorismo y el crimen organizado, pero pronto veremos que se usarán para espiar a los ciudadanos, a sus hijos y hasta a sus mascotas’.

¿Alguien ha visto V de Vendetta o leído la novela gráfica de Alan Moore y David Lloyd que inspiró la película? Pues eso.


Etiquetas: ,