A tener en cuenta Antes de realizar la instalación, hemos de tener todos los componentes disponibles, no es aconsejable instalar primero un proyector y días después comprar una pantalla, ya que ambos elementos han de ser compatibles o nos podemos encontrar la sorpresa de que la imagen proyectada no quepa en la pantalla que acabamos de adquirir. Los elementos necesarios son un proyector con todo el cableado necesario con la longitud suficiente para llevarlo donde sea necesario, una pantalla de proyección, un soporte para el techo, unos embellecedores para ocultar cables y grandes dosis de paciencia.

Lo primero es la instalación de la pantalla de proyección. Normalmente, a menos que optemos por un modelo barato con trípode, el cajetín de la pantalla es bastante voluminoso y pesado, por lo que hemos de pedir ayuda a otra persona. Con ayuda de un nivel lo colocamos en horizontal a la altura elegida. Marcamos los lugares donde hemos de realizar los taladros. Existe la posibilidad de fijarlas en la pared o en el techo, con un accesorio que debe ir incluido.

Una vez hechos los taladros, utilizamos tacos que puedan soportar grandes pesos , en cualquier ferretería pueden orientarnos en esta elección, y deberíamos también tener en cuenta el grosor y dureza de la pared, ya que van a soportar un gran peso. Ahora tan sólo nos queda colocarlo y comprobar que es posible desplegar el lienzo sin encontrarnos con ningún obstáculo. Si fuese necesario alejarlo un poco de la pared para salvar algún mueble, podemos hacernos con unas guías de acero y fijar el cajetín en ellas de la misma manera.

La mejor manera de colocar el proyector de video es colgado del techo mediante un soporte universal diseñado para estos menesteres. Primero comprobamos que el soporte es compatible con nuestro proyector. Una vez hecho esto, hemos de fijar el punto exacto de la pared donde lo vamos a colgar, y para ello deberemos consultar el manual, donde explican las distancias exactas a las que debería estar el aparato dependiendo de las dimensiones de la pantalla. Otra opción es elevarlo y probar con una imagen o video directamente. Realizamos los taladros necesarios en el techo, colocamos el soporte y a continuación el video proyector. Hemos de dejar una salida a los cables que conectaremos a continuación con unos centímetros de más para dar espacio al embellecedor.

El último paso, pero quizás el más engorroso es ocultar todo el cableado. Si optamos por fijarlo al techo, necesitaremos comprar cables extralargos para llegar a la fuente de video y de alimentación. Estos cables son vendidos en tiendas especializadas, y hemos de tener muy encuentra también el grosor, ya que tenemos que ocultar dos cables en un mismo embellecedor. Pegamos el cableado por la habitación con cinta aislante y fijamos el embellecedor, del mismo color que las paredes, con un pegamento especial para el yeso. Después de hacer las comprobaciones, tan sólo queda tener a punto nuestras palomitas.


Etiquetas: ,