El sonido habitualmente atronador del telefonillo me hace dar un respingo en la silla y corro ilusionada a responder. El mensajero me informa de un paquete: ¿será la cámara? Y es que, tras unos pocos días de espera, estaba impaciente por recibir la Fujifilm Instax Mini 70. La última cámara instantánea de la marca con la que he estado haciendo fotos estas navidades.

Un dispositivo perfecto para aquellas usuarias románticas que, como una servidora, desean ir más allá de las típicas y recurrentes capturas de móvil sin encanto que, en la mayoría de casos, acaban en el olvido. Algo que seguro que no os extraña, porque ¿quién no ha tenido su smartphone repleto de imágenes realizadas sin ningún criterio? En todo caso, paso a contaros mi experiencia.

El contenido de la caja

instax-mini-70-1
Para empezar y al abrir el embalaje, nos encontramos con una caja rectangular de dimensiones reducidas del color prometido: sexy pink. Un rosa al más puro estilo Barbie que le da un toque muy original y desenfadado. El de la cámara también cumple con las expectativas; un tono llamativo que hará las delicias de las amantes del diseño. En todo caso, también está disponible en blanco luna, amarillo canario y azul isla.

Además del modelo que nos ocupa –envuelto en un plástico de burbujas que la resguarda de arañazos y similares-, viene con varios manuales en distintos idiomas, una tarjeta del Checky Club, la garantía, un par de correas para transportarla más cómodamente y con mayor seguridad, y hasta con las dos pilas que necesita para funcionar, de tipo CR2.

instax-mini-70-30

Respecto a estas penúltimas, son distintas: una para llevarla de la muñeca y la otra con anillas para hacerlo del hombro. Ambas pueden colocarse en los distintos orificios destinados a tal fin, ubicados en la parte superior e inferior de la cámara. Sin embargo, lo que ha llamado mi atención es que cada detalle está cuidado al milímetro y que hasta cuenta con un accesorio destinado a facilitar la apertura de las citadas anillas, un poco finas y complicadas de manejar con la mano.

Cómo empezar a usarla

instax-mini-70-7
Para empezar a usarla –y después de leer atentamente el manual – ha bastado con empujar hacia la derecha el botón emplazado en la base de la Fujifilm Instax Mini 70, que ha abierto la tapa trasera y ha dejado a la vista el hueco para el papel de fotos o cartucho, para ser más precisos.

En concreto funciona con cartuchos de película instantánea en color de la marca, que permiten llevar a cabo hasta 10 fotografías instantáneas de 62 x 42 milímetros, un tamaño ideal para llevar en la cartera y mostrar a los amigos, pero lo suficientemente grande para colgarlas de un hilo en la pared, crear nuestros propios collages vintage, y un largo etcétera que seguro que podéis imaginaros.

instax-mini-70-5

No es necesario ejercer ningún tipo de presión para colocarlo. De hecho, no os lo recomiendo; podríais acabar velándolo, estropeando la cámara e incluso haciéndoos daño. Dejadlo caer y cerrad la tapa de nuevo, procurando que esta se encuentre bloqueada y que las dos marcas amarillas coincidan. La pilas también casan sin ninguna dificultad. El compartimento habilitado para ellas, además, destaca notablemente por su forma redondeada para evitar que nos devanemos los sesos buscándolo.

foto

Completado el proceso, solo tendréis que hacer clic en el botón de encendido, momento a partir del cual debería aparecer el número de fotos disponible en la pequeña pantallita LCD. Ahora faltará elegir el modo, mirar por el visor, encuadrar y ¡listos! El disparador se encuentra en la parte delantera, junto a la luz del flash. Y no os asustéis la primera vez, pues el objetivo es retráctil de dos componentes y dos elementos – focal de 60 mm, 1:12.7-

La captura inicial, además, no es tal; sino la tapa del cartucho. Reservad la sonrisa si no queréis quedaros con la mueca congelada y un trozo de plástico negro en la mano, y tened cuidado a la hora de tapar la rendija por la que sale la impresión, en el lateral izquierdo o parte superior, según se coloque.

Los modos y sus posibilidades

pantalla
En cuanto a los modos, la Mini 70 integra varios, cada uno pensado para una finalidad distinta. Disponen de botones específicos el modo selfie y el temporizador, mientras que el resto tiene uno general. En cuanto a este primero, se trata de una de las grandes apuestas de la cámara. De hecho, cuenta con un pequeño cuadrado en espejo junto a la lente que nos permite hacernos una idea del resultado -o sea, mirarnos- y que es de gran utilidad.

En este modo he obtenido mejores capturas cuando la separación entre el brazo y la cara ha oscilado entre los 40 y los 50 centímetros. Es recomendable sujetarla con firmeza, sobre todo cuando las condiciones lumínicas no son muy ventajosas. Y no cometáis el error de mirar el flash si es de noche, podéis pasar un buen rato viendo destellos.

selfie

Para fotografías en las que queramos plasmar detalles de determinados objetos o personas, el más apropiado será el modo macro, con el que he conseguido plasmar sin ninguna dificultad la textura de la corteza de un árbol, tal y como puede apreciarse en las imágenes que se incluyen a continuación en este punto. La distancia perfecta en este modo oscila entre los 30 y los 60 centímetros. El modo paisaje, sin embargo, es el apropiado a partir de los tres metros.

instax-mini-70-29

Si lo que queremos es aportar cierta luminosidad, asimismo, disponemos del flash de relleno y del modo Hi-Key. Este último permite iluminar las fotos, aunque no deberíais perder de vista que los focos del entorno y la temperatura afectan a toda la imagen. También es posible forzar el uso del flash para, por ejemplo, evitar el contraluz en determinados entornos, algo que, según mi experiencia, resulta efectivo.

photo_2016-12-27_19-32-14

El temporizador puede usarse junto con otros modos de fotografía, aunque el que permite llevar a cabo dos capturas requiere que nos queden este número en el cartucho. Si queréis activarlo, tendréis que pulsar dos veces. Seguidamente, veréis aparecer una luz en la parte inferior del flash, que se iluminará durante siete segundos y parpadeará durante otros tres. Para el segundo fotograma el tiempo inicial se reduce en torno a los tres y seis.

instax-mini-70-21

Más allá de estos modos específicos y ya en automático, la cámara es capaz de detectar por sí sola la luminosidad y condiciones del entorno, y ajustar la velocidad de obturación, y el flash como mejor corresponda a la escena. Otra opción es montarla sobre un trípode, pues dispone de un orificio específico para hacerlo.

El diseño, su punto fuerte

instax-mini-70-15
Al margen de sus funcionalidades y como apuntaba al inicio de este artículo, lo cierto es que la Instax Mini 70 es una cámara de apariencia, diseño y ergonomía muy cuidados. Un dispositivo compacto y ligero que puede llevarse perfectamente en cualquier bolso de tamaño medio. De hecho, solo pesa 281 gramos, en mi opinión un dispositivo perfecto para llevarnos a un viaje, por ejemplo, e ir componiendo nuestro álbum sobre la marcha.

Los acabados mate de los detalles de la lente le dan un toque moderno, y el tacto favorece el agarre, evitando que se escurra. Sus formas redondeadas también lo facilitan. Además, la forma y situación del visor –que cuenta con suficiente amplitud y que se encuentra emplazado a la derecha- resulta cómoda para cualquier usuario.

instax-mini-70-13

Los botones también se hallan integrados en el cuerpo de la cámara, de manera que no es fácil pulsarlos por accidente ni confundirse. Y los indicativos de la pantalla LCD son fáciles de leer. Un poco más abajo se puede observar un pequeño círculo en el que se ve si el cartucho está correctamente colocado.

Consideraciones finales

instax-mini-70-24
En definitiva, una cámara perfecta para aquellas que queráis diferenciaros y plasmar en papel vuestros momentos más especiales. Todo de manera rápida, muy sencilla y con resultados de buena calidad. Por no hablar del plus que supone el proceso de tomar la foto y esperar con ansia el resultado.

Un proceso mágico para cualquier amante de la fotografía y lleno de encanto para todo aquel que sienta curiosidad, quiera cuidar la composición antes de disparar, etcétera. Además, se trata de una cámara estéticamente bonita, cuyo diseño estudiado y tonos llamativos no os permitirán pasar desapercibidas. Próximamente os contaré más trucos y posibilidades para utilizar tus fotos insta con imaginación.

En la tienda online de El Corte Inglés puedes acceder a todos los modelos Fuji Instax.

 

Imágenes | Jesús Maturana y Águeda A. Llorca


Etiquetas: