A veces, con cierto tono de chiste, recordamos cómo en nuestra infancia nos prometieron coches voladores, chips implantados en el cerebro e incluso algún que otro viaje interestelar. Que el futuro es un poco más aburrido de lo esperado, vamos. Pese a todo, no nos faltan termostatos inteligentes, cámaras de reconocimiento, asistentes que nos ayudan a cocinar y limpiar o bombillas que se encienden y apagan según la cantidad de luz ambiental.

Lo que sí es aburrido es gestionar un asistente virtual inteligente desde un altavoz, sin que podamos tocar ni ver de forma gráfica qué estamos haciendo en cada momento. Tener un altavoz inteligente en casa es una opción, pero tener un display visual, en cambio, mejora la experiencia de lo que entendemos por «hogar inteligente». Y así es como puedes configurarlo.

Qué es un hogar inteligente

Lenovo Smart Display

¿Qué es un centro domótico? Quizá la mejor forma de comenzar sea explicando de forma sencilla en qué consiste, conceptualmente, lo que entendemos por hogar inteligente. No se trata de una casa que se limpia sola, al menos no completamente, ni una que te pregunta qué tal te ha ido el día, aunque sí puede dar respuesta a muchas dudas importantes gracias a los mayordomos virtuales asistentes inteligentes.

Un centro domótico es un gadget con el que centralizar la conectividad y domótica del hogar. Es decir, cualquier dispositivo capaz de comunicarse con los elementos “inteligentes” de nuestra casa: sistemas de limpieza como el clásico iRobot, sistema de calefacción como los termostatos de Nest o los split de LGkits de iluminación Philips Hue, cámaras de seguridad con reconocimiento facial como Netatmo, o la cámara de Vigilancia Exterior con foco integrado, enchufes inteligentes como este de D-Link u otros sensores.

¿Y con qué controlar tanto cacharro? Una opción son los Lenovo Smart Display con el Asistente de Google de 10 y 8 pulgadas, actualmente rebajados en un 24 y 44% respectivamente, dos ventanas vitaminadas a la integración total, únicos dispositivos listos para hacer videoconferencias mediante Google Assistant y capaces de sacar partido a cada uno de los ingenios anteriormente citados. La mejor forma de llevar el Internet de las Cosas al hogar sin perderse entre tanto tutorial y app.

Sincronizando, que es gerundio

Lenovo Smart Display

El primer paso es la sincronización. Tu móvil y tu pantalla deben ser uno.

Controlar gadgets como los citados es solo la primera parte del sistema de gestión que ofrece un asistente virtual con pantalla. Como ya hemos visto, a través del display visual tenemos una especie de control maestro para gestionar la faceta más inteligente de nuestra smart home y un mando a distancia para el trabajo, el ocio y cualquier otra función que implique comunicación con el Asistente de Google.

Quizá una de las utilidades más ignoradas resida en la sincronización de tareas. Desde el Calendario de Google, podemos programar la frecuencia de avisos —incluso la cantidad de correos enviados a Gmail— con los que deseamos que nos recuerde tal o cual tarea. Y mediante el display visual podemos asignar los datos de cada tarea: lugar, persona asignada, horario, frecuencia, etcétera.

El organigrama de tareas domésticas puede estructurarse mediante colores: un color que identifique a cada miembro de la familia, y así ir rotando las funciones mediante los avisos del Asistente de Google. Una vez interiorizamos el uso de un calendario digital, es mucho más sencillo aprovechar el tiempo del día a día.

Cocinar no tiene por qué ser tan aburrido

Lenovo Smart Display

El segundo paso parte de la usabilidad: que tu día a día sea un poco más sencillo.

En 2017, una encuesta para Edison Research desveló que los usos más comunes de un asistente virtual inteligente son escuchar música (68%), acceder a información meteorológica (58%), consultar noticias (45%) o la hora (43%), controlar otros dispositivos (33%) o añadir a la lista de la compra (26%). Datos que también corroboró otro informe de Adobe de 2018. Y el lugar de mayor uso, después del salón o cuarto de estar, era la cocina.

Si cocinar es una de esas tareas que se te resisten porque directamente no te gusta estar de pie añadiendo ingredientes a una sartén, cortando cebolla para ese pollo al horno o ni siquiera entiendes por qué tu tarta Sacher queda tan seca, los asistentes inteligentes han pasado a facilitar enormemente la tarea.

Es aquí donde un asistente virtual con pantalla se convierte en la herramienta perfecta. Porque podemos seguir o parar mientras vemos el paso a paso en YouTube. Si nos hemos manchado las manos de harina, con preguntar «Ok Google, dime recetas de una tarta Sacher» o un «Ok Google, ¿cómo se hace una tarta Sacher?», el asistente nos ofrecerá resultados precisos con imágenes, cantidades de ingredientes y tutoriales para seguir.

El Lenovo Smart Display  con el Asistente de Google  de 10 pulgadas ofrece 10 W de potencia y un sobrio diseño tipo cuña con acabado de bambú que encaja con cualquier decoración. Si lo tuyo son los tonos aluminio, el gris frente al color caoba,  la versión de 8’’ cuenta con idénticas funcionalidades.

Y una vez lo tengamos todo listo, a esperar mirando desde la puerta del horno escuchando música de nuestras cuentas de Spotify, Google Music, Tidal o Deezer, dependiendo del servicio que usemos. O la radio, o aprovechar y echar un ojo a las fotos de nuestras últimas vacaciones con Google Fotos. O pedirle a nuestro robot inteligente, entretanto, que barra la cocina: algo de harina habrá caído, ¿no?

Todo en uno, pero de verdad

Y el tercer paso: sacar el máximo partido aprovechando a fondo cada posibilidad.

Aunque siempre podamos controlar las apps solo con la voz —pidiendo algo como «Ok Google, pon ‘Stranger Things’ en Netflix»— no lo olvidemos: una pantalla de grandes dimensiones siempre facilita las cosas.

Videoconferencias a Full HD, vídeos desde cualquier plataforma de streaming, control de la interfaz gráfica de tu termostato o la oportunidad de seguir paso a paso un tutorial: una pantalla siempre mejora la interacción y permite tener el control y saber qué estamos usando en todo momento.

Y, si lo tuyo es el karaoke, no lo olvides: cuando pongamos Spotify no solo escucharemos la música, también podremos ir siguiendo las letras. Un sueño hecho realidad para esos momentos que antes eran los más aburridos o mientras estás arreglándote en el baño antes de una noche de fiesta.

Volviendo al comienzo del artículo, sí, el futuro no está resultando tan inteligente como las grandes novelas de ciencia ficción nos garantizaron. Pero, al menos, tenemos un primer paso, un panel de la Enterprise que se controla con la voz, con un diseño sobrio y suficiente potencia para amenizar los días lluviosos con un par de videoclips. Los coches voladores tendrán que esperar.

Lenovo Smart Display 8

Lenovo Smart Display 8 con el Asistente de Google

El modelo más pequeño de Lenovo Smart Display con el Asistente de Google ya cuenta con una generosa pantalla de 8 pulgadas y un sistema de sonido potente. El diseño en este tamaño es idéntico al de su compañero de catálogo con un cambio significativo: su trasera está confeccionada en un gris suave. Su precio es de 179,99 euros, pero ahora está abierta una promoción para conseguirlo por solo 99,90 euros.

boton compra

Lenovo Smart Display 10

Lenovo Smart Display 10 con el Asistente de Google

El modelo más grande de Lenovo Smart Display con el Asistente de Google cuenta con una pantalla de 10 pulgadas, en esta ocasión el acabado trasero es bambú. Su precio es de 239,99 euros temporalmente rebajado a unos muy interesantes 179.90 euros.

boton compra
En Tecnología de tú a tú | ¿Qué aporta una pantalla en un asistente inteligente?


Etiquetas: , , ,