La “operación bikini” en los televisores tiene previsión de continuar unos años más tras la transición de los clásicos televisores de tubo a las actuales pantallas de plasma y LCD. Las compañías ya están ultimando una nueva tecnología que tendría un tercio del grosor de los “pantallas planas”. Además estas nuevas televisiones serían más económicas, ecológicas y con mayor calidad de imagen.

OLED (Organic Lift Emitting Diode) sería el estándar que podría liderar este mercado en un futuro relativamente cercano. Estos televisores prescinden de retroiluminación, algo que sí necesitan las actuales pantallas LCD y de plasma, gracias a componentes orgánicos autoluminiscentes y se pueden usar como dispositivo de salida de imagen o como simple fuente de luz.

Además de más delgadas están pantallas serían más flexibles, es decir, tendrían la característica de poderse doblar, creando así un amplio abanico de opciones tanto para el usuario como para los diseñadores y las propias marcas.

En cuanto a la calidad de imagen en estas televisiones sería superior ofreciendo mayor brillo y contraste. Todo a un precio más económico, dado que los materiales orgánicos que emplean resultan más baratos que los elementos usados en la actualidad, y con un menor consumo energético.

Algunas compañías ya se están aventurando en anunciar el lanzamiento de sus pantallas OLED con precios y fechas. Es el caso de Panasonic, que la semana pasada anunciaba que en 2001 lanzará su primer televisor OLED, de 37″, por menos de 1400 dólares (899 euros). También parece que Toshiba se estaría planteando vender una pantalla con diodos orgánicos emisores de luz para el próximo año, aunque no se tienen más detalles.

Información cortesía de:


Etiquetas: , , , ,