Ésta rebaja en licencias causaria que, tanto las unidades ópticas como los propios discos, bajarán de precio y por tanto hará que el consumidor se fije más en él.

Ésto es lo que ha pensado las empresas Philips, Panasonic y Sony que quieren intentar bajar los precios de las licencias creando una asociación que reuniría a todos los agentes que tienen patentes sobre ésta tecnología, el Blu-ray.

Ésta asociación sería la encargada de ofrecer licencias sobre las patentes, reduciendo costes para otros desarrolladores que usen Blu-ray. Además de disminuir el coste, esta asociación facilitaría además el proceso, al tener que lidiar con solo una empresa y no varias.

Los costes de las licencias para los fabricantes serían de: 9.50 dólares para un reproductor de Blu-ray, 14 dólares por un grabador, 0.11 dólares por un disco de solo lectura o 0.15 dólares por uno regrabable.

Esperemos que esta reducción de costes hiciera que consigamos unos precios más reducidos ya que sería la única manera de conseguir implantar con fuerza una tecnología en estos tiempos de crisis, donde el dinero se ahorra todo lo posible.


Etiquetas: