¿Quién no recuerda los tiempos en los que no hacían falta más altavoces que los de la propia tele? Tampoco es que estemos hablando de los años del VHF y el UHF. Hasta no hace mucho la inmensa mayoría de los contenidos domésticos solo estaban disponibles en mono o estéreo, pero la irrupción del DVD lo cambió todo. Y así como antes comprar un buen equipo surround era una aventura, ahora hay una gran oferta de altavoces home cinema sencillos de instalar y aptos para todos los presupuestos.

Lo cierto es que los últimos avances han hecho posible crear sistemas de sonido muy polivalentes, pero no todo el mundo va a usar el suyo de la misma forma. Tampoco cuestan lo mismo. Escoger unos buenos altavoces para la tele es un proceso que requiere de cierta atención, y con esta breve guía queremos orientarte hacia la compra perfecta.

A mí dame deportes (o lo que haya en la tele)

barra de sonido futbol y documentales

Las barras de sonido son una opción muy interesante para los consumidores que viven en apartamentos pequeños o no tienen grandes exigencias. Aunque compactas y fáciles de montar en cualquier rincón, suelen ofrecer más potencia que los altavoces de la tele y un sonido envolvente muy digno sin necesidad de satélites. Algunas de estas barras incorporan un subwoofer para reforzar los bajos.

Dadas sus prestaciones, las barras de sonido son especialmente adecuadas para ver contenidos en los que no prime la separación de canales. Por ejemplo, son totalmente adecuadas para disfrutar de un partido de fútbol a lo grande, pero también de tus series favoritas en la TDT. Tienden a ofrecer un sonido nítido pero relativamente contundente, por lo que se puede decir que dispositivos todoterreno. Son la compra perfecta para los que sienten que el sonido de su tele se queda algo corto.

Aunque pequeñas y generalmente asequibles, las barras de sonido no tienen por qué ser una opción inferior. En absoluto. Modelos como la Sony HT-ST5000 ofrecen prestaciones de primera línea como Dolby Atmos mediante la proyección de sonido hacia el techo, por lo que pueden ser recomendables si se busca una gran calidad acústica pero no hay espacio para repartir una constelación de altavoces por todo el cuarto.

Me apasiona la música

En ocasiones más altavoces no siempre equivale a mayor calidad de sonido. Un buen par de torres de audio o altavoces de tipo monitor pueden brindar una calidad exquisita, e incluso “visten” más que el típico conjunto 5.1 listo para montar. Sus ventajas son una claridad superior y potencia a raudales. Por sus características son la elección ideal para los aficionados a los discos de conciertos en vivo o los que simplemente quieran prescindir del tradicional equipo de música.

Si bien mucha gente se conforma con solo un par de torres, siempre se puede aumentar el número de unidades para obtener sonido envolvente con juegos y películas. Generalmente este tipo de aparatos suelen requerir un amplificador externo, por lo que su coste final puede ser significativo. Yamaha y Pioneer son dos firmas con una amplia experiencia en este tipo de altavoces.

Lo bueno de los altavoces independientes es que ofrecen un elevado nivel de personalización, de forma que es posible poner dos grandes torres para escuchar música o ver la tele y unos satélites más discretos para cuando queramos disfrutar de una película de acción.

Mis noches son series, pelis y videojuegos

No importa si eres un cinéfilo o desgastas tus retinas con Call of Duty: lo que piden tus oídos es un buen equipo 5.1. Hace ya mucho tiempo que este tipo de soluciones son muy asequibles, y si no aspiras a un sistema personalizado como el descrito anteriormente, existe un gran número de modelos que incluyen todos los componentes listos para su instalación. En ocasiones incluso con el propio reproductor de Blu-ray.

Cabe señalar que las plataformas de streaming como Netflix y los servicios de televisión a la carta de las principales operadoras también ofrecen contenidos con audio para equipos 5.1, por lo que este tipo de sistemas también son estupendos para disfrutar de las mejores producciones televisivas.

Actualmente hay una gran cantidad de contenidos compatibles con equipos de audio 5.1. Este tipo de sistemas constan de cuatro altavoces satélite para las esquinas, un central y un subwoofer para separar perfectamente los canales. Los rugidos de Drogon atravesarán tu salón de lado a lado exactamente igual que en Juego de Tronos. Además, la inmensa mayoría de los videojuegos modernos sacan buen partido a este tipo de altavoces, e incluso resultan necesarios para saber si alguien te acecha por la espalda.

Existe una enorme cantidad de altavoces y sistemas 5.1. Grandes, pequeños, con satélites en forma de torre, inalámbricos… Todo depende de cuánto dinero nos queramos gastar y lo sibaritas que seamos. El Sony BDV-E2100 es una excelente opción para aficionados, con una buena calidad de sonido y un lector Blu-ray ya incorporado, pero podemos irnos a opciones más refinadas como un Onkyo HT-S7805, con altavoces de altísima calidad y un excelente amplificador independiente.

Que nadie me quite mis Blu-ray

La introducción del formato Blu-ray no solo trajo el vídeo en Full HD, sino que sirvió para acercar al entorno doméstico el auténtico sonido de las salas de cine. Un gran número de películas en este formato incorpora sonido para sistemas 7.1 (DTS-HD o Dolby TrueHD), una tecnología que ofrece el mejor sonido espacial del mercado. Su uso en videojuegos también está extendido.

Como indica su nombre, los sistemas 7.1 están formados por siete altavoces independientes y un subwoofer para generar ocho canales de sonido, generando una ambiente acústico más natural, realista y espaciado, evitando la sensación de que el sonido sale desde puntos concretos.

Se puede decir que los equipos 7.1 son la opción de los cinéfilos más exigentes. Estamos hablando ya de equipos muy sofisticados, con altavoces de calidad superior y amplificadores con numerosas opciones para amoldar el sonido perfectamente a cada estancia. Por contra, son también conjuntos muy voluminosos y más costosos. Sin duda, la opción perfecta para el consumidor que quiera montarse un auténtico cine en casa.

Pequeños consejos de instalación para novatos

Anteriormente ya hemos hecho algunas pequeñas recomendaciones sobre cómo montarnos el home cinema que será la envidia de nuestros vecinos, pero queremos profundizar un poco más en la importancia del sonido. Con estos consejos conseguirás que tu compra sea perfecta:

  • Deja respirar a los altavoces. Si están demasiado pegados a la pared pueden generarse reverberaciones. Es recomendable dejar una buena distancia para que el sonido se disperse mejor.
  • Decora la habitación. Una alfombra bien gruesa o unos cuadros ayudan a amortiguar las ondas sonoras, creando un sonido más agradable y natural.

sonido instalacion altavoces

  • Aunque suene contradictorio, los satélites inalámbricos necesitan cables. Piensa que requieren un enchufe, así que no te olvides de dónde tienes las tomas de corriente.
  • ¿Odias los cables? Aprovecha el rodapié. Con un poco de maña podrás esconder casi todo el cableado, evitando tropiezos y facilitado la limpieza del cuarto.
  • Piensa en tus vecinos. Si vives en un apartamento es recomendable que aísles un poco los suelos. Una alfombra puede ser útil, pero también puedes poner una manta de espuma bajo el subwoofer. Te evitarás problemas en la próxima reunión.

Tecnología de tu a tu| Lleva tu música hasta la cocina. Así funciona el sonido multiroom