Especial drones

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de comprar un dron? Como con cualquier otra compra en la que hay que decidirse entre diferentes opciones, al comprar un drone nos surgen dudas sobre qué debemos valorar para acertar en nuestra elección.

Si además se trata de una categoría novedosa, es todavía más importante conocer las características y aspectos a tener en cuenta antes de lanzarnos a comprar o mirar en tiendas. De esta forma tenemos más posibilidades de comprar el producto que buscamos.

Tipos de drones

Para la AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea), un dron es técnicamente “una aeronave pilotada por control remoto que tiene un uso comercial o profesional“. Pero en el mercado el término dron ha sido aceptado como denominación común de lo que técnicamente es un aeromodelo con fin exclusivamente deportivo o de recreo. Bajo esa acepción de drones los encontrarás habitualmente en las tiendas.

Una vez delante de la estantería física o virtual de una tienda, son varias las siglas que podremos leer en las cajas de los drones. De ellas dependerá que el dron que vayas a comprar esté listo para volar desde que se abre la caja o por el contrario que requiera de un montaje más o menos complejo.

Bebop 2

Los tipos de drones según sus siglas son:

* RTF: Ready To Fly. En esta categoría se incluyen los drones listos para sacar de la caja y volar. Vienen montados y calibrados de fábrica y será una elección perfecta para los iniciados.
* BNF: Bind and Fly. Se trata de drones ya montados pero que no incluyen un mando. Debemos asegurarnos de que la emisora del dron es compatible con el mando que queramos comprar o enlazar.
* ARF: Almost Ready To Fly. Estos drones requieren por parte del usuario la elección de algunos componentes importantes con los que mejorar o personalizar una serie de elementos básicos que sí están incluidos y que el usuario debe montar por sí mismo.

Drones para empezar o ser el rey de los cielos

A la hora de prepararnos para comprar un dron, una decisión a tomar hace referencia al lugar habitual en que se va a usar el dron. Aunque hay modelos que se pueden volar tanto en interiores como en exteriores, existen características que facilitarán el vuelo en zonas concretas.

Lo habitual es que los drones más pequeños sean modelos destinados principalmente al vuelo en interiores. Esos modelos son ligeros, lo que los hace más complejos de volar en exteriores principalmente por el viento. Conviene que incluyan protecciones para los golpes y facilidad a la hora de sustituir piezas que se pudieran romper.

Esos drones diseñados para uso principal en interior son habitualmente modelos más asequibles y que resultan ideales para iniciarse en esta nueva afición. Si vemos que nos gusta y que se nos da bien el vuelo de drones, ya podemos atrevernos a comprar un modelo de más precio y ambicioso.

Parrot Bebop 2

Ese drone de más categoría ya podrá volar en exteriores con más facilidad independientemente de la pericia del piloto gracias a que cuenta con mejores sistemas de estabilización y gestión del vuelo en tiempo real. Incluso puede incluir sensores GPS con los que disponer en todo momento de su posicionamiento, gestionar rutas predefinidas de vuelo o realizar aterrizajes de emergencia y regresos al punto de partida de forma automática y solo pulsando un botón del mando.

El aire no es el único dominio de los drones

Disfrutar del manejo de un drone no tiene por qué quedar exclusivamente asociado a los de tipo volador. En el mercado podemos encontrar una variedad de drones que funcionan sobre terreno firme o incluso en el agua. Y no por ello se reduce la diversión.

El fabricante que más opciones proporciona para manejar drones no exclusivamente voladores es Parrot, que dispone de modelos terrestres e híbridos. Los terrestres como el Jumping Sumo permiten tanto carreras muy veloces como saltos y piruetas, pero también hay híbridos como el Hydrofoil que pueden usarse en el agua, un escenario nada habitual para los drones.

Estos drones terrestres permiten diseños más diferentes e incluso incorporarles accesorios para dejar jugar la imaginación de los más pequeños.

Hydrofoil

Ojo con el alcance y la autonomía

A la hora de diferenciar entre drones domésticos y profesionales hay dos aspectos clave: el alcance y la autonomía. Por lo general, el tiempo de vuelo de los drones más pequeños no supera los 10 minutos. Hay que tener en cuenta que si son equipos ligeros no podemos incluir baterías de excesivo peso.

Lo habitual en drones de un cierto nivel es que la autonomía esté situada entre los 10 y 30 minutos. Si queremos realizar sesiones de vuelo de larga duración, hay que pensar en comprar baterías de repuesto y contar con 2-3 para intercambiarlas cuando la principal se agote. Otro accesorio de compra recomendada es un cargador rápido para reducir los tiempos de carga de las baterías, porque al ser un producto que no se usa habitualmente, es probable que olvidemos realizar esa carga con suficiente antelación.

Bebop 2 en altura

El alcance de los modelos es una característica que puede limitarnos en el uso de ciertos drones en exteriores. Allí hay que exigirle al menos unos 50 metros de alcance, especialmente si pretendemos vuelos de gran altura. En drones de perfil más profesional el alcance puede ser superior incluso a los 800 metros. Si solo queremos realizar vuelos en interior, este dato no es relevante.

Con smartphone o mando, tú decides cómo controlarlo

El control de un drone se puede realizar tanto por radio control clásico como con nuestro smartphone. Si nuestro modelo permite el segundo tipo de control necesitaremos un smartphone con gran pantalla para que resulte cómodo gestionar tanto las opciones (que se pueden implementar en la propia aplicación) como el propio vuelo. El control con smarpthone permite además un manejo más intuitivo e incluso si el fabricante lo permite podríamos usar los sensores internos del smarpthone para que el control sea mediante movimiento.

Si por el contrario optamos por un modelo de drone que incluye emisor, hay que asegurarse de que las bandas de trabajo son compatibles con el mando que escojamos. Lo habitual es que éste vaya incluido pero podría usarse cualquiera compatible.

Parrot Bebop Skycontroller

Usar emisoras de radio control es positivo para usuarios avanzados porque les deja actualizar el dron manteniendo un mando que ya controla (siempre que sea compatible) pero además permite un control más fiable y sobre todo preciso. Ojo además al tipo de conectividad entre el drone y el control. Si es por WiFi, el alcance máximo suele ser bastante limitado, así que recomendamos que para vuelos exteriores de gran altura se opte por emisores de RF.

Con cámara y preparados para colocar la nuestra

Habitualmente el piloto de drones va a querer realizar grabaciones o fotografías aprovechando que su drone incluya cámara integrada. Entre los modelos básicos la calidad es bastante limitada y se suelen usar principalmente para apoyar un vuelo en modo FPV.

Camara drone bebop 2

A la hora de escoger un drone con cámara integrada, además de en la calidad de la cámara, hay que fijarse en que incluya estabilización para conseguir vídeos sin vibraciones. Esto se consigue con una parte clave en los drones capaces de grabar vídeo: el gimbal. Hay drones que permiten intercambiar esta parte de su estructura, pero lo habitual es que sean de 3 ejes y que sirvan para acoplar diferentes cámaras propias, habitualmente de acción y de determinadas marcas.


Etiquetas: ,