Este invento no tiene nada de útil hoy en día (a no ser que seas un nostálgico), ya que la gran mayoría de la gente no tiene ya reproductores de cassettes de las de toda la vida, pero no deja de ser curioso.

Este formato de grabación en cinta magnética fue durante muchos años la única manera de transportar música. Íbamos cargados a todas partes con nuestras cintas gastadas y viejas que además se acababan estropeando. Este sistema que entronizó al Walkman de Sony, convivió durante una época con el CD, y fue totalmente desbancado con la aparición de los MP3. Quizá vendan todavía algunas cassettes de Camela en alguna gasolinera de mala muerte, aunque creo que éstos se pasaron también al CD.

Aún así ChinaVasion ha creado esta cassette-reproductor MP3 que tiene una ranura para tarjetas SD permitiéndonos reproducir los archivos de MP3 a través de un reproductor normal de cintas o con unos auriculares directamente desde esta cassette.

Tiene batería recargable, conexión USB 2.0 y soporta tarjetas SD de hasta 2 Gbytes. El único inconveniente es que no integra una pantalla para saber qué canción vendrá después. Es como un iPod shuffle en cutre que puedes meter en tu vieja radio.

Ya no tendrá mucho éxito, pero a principios del 2000, cuando casi todos los coches tenían únicamente lector de cassette, hubiera causado furor (no como esas incómodas cintas con cable que se conectaban a la salida de auriculares minijack con malísima calidad).

Si todavía eres de los que tienen lector de cassettes en el coche no sé a qué estás esperando.


Etiquetas: , ,