IBM ha informado, mediante nota de prensa, del último hito que ha conseguido en cuanto a tecnología informática. El logro se basa en que están en condiciones de dar a la industria transistores capaces de funcionar a esa frecuencia.

Los transistores son la base de los procesadores, y un procesador está compuesto de millones de ellos con tamaños del orden de los nanómetros. Recordemos que el mundo actual de la informática está ligeramente atascado a nivel comercial en los 3Ghz desde hace unos años, teniendo que evolucionar mediante los dobles y cuádruples núcleos pero si aumentar la velocidad.

Ello se debe a los problemas existentes con la disipación de calor al trabajar a esas frecuencias con esos tamaños de transistor, actualmente forzar la máquina significaría fundir cual “blandiblú” el procesador por problemas de sobrecalentamiento. En IBM han encontrado la solución, usar grafeno en lugar de silicio.

El grafeno es un material más resistente que el propio diamante, por lo que su coste actual no es apto para un usuario ni para su fabricación en cadena. Con esta tecnología se pueden alcanzar los 100Ghz e incluso en poco tiempo el Terahercio, una auténtica barbaridad.

Además afirman poder extrapolar esta tecnología para usarla también en los discos duros SSD para poder incrustar en el tamaño actual capacidades de 1000 terabytes. Evidentemente tardaremos unos años en ver aplicar esta tecnología, pero al menos se sabe que hay vías de futuro más allá de incrustar núcleos y núcleos sin parar para una multitarea avanzada que la mayoría de programas (y usuarios) nunca llega a aprovechar en su totalidad.