Tener la pantalla de tu ordenador bien calibrada es importante para estar seguros de que estamos viendo los colores de las imágenes correctamente, tal y como fueron concebidos por los diseñadores o fotógrafos. Además es importante si pasamos varias horas en frente de un ordenador, pues así no nos cansamos la vista.

Para que todo el mundo pueda ver la imagen con la misma calidad se han estandarizado los ajustes y así las imágenes se presentan de igual manera en distintos monitores. Es importante calibrar el brillo, el contraste y el color de nuestra pantalla.

El brillo o luminosidad es la intensidad de luz emitida por el monitor por lo que sirve para aclarar u oscurecer las imágenes que se ven. Si el brillo es bajo lo colores luminosos se oscurecerán y si es excesivamente alto el negro se verá como gris. El brillo es uno de los aspectos que más puede cansar nuestra vista, por ello debemos intentar que esté entre los niveles medios.

El contraste de la imagen hace referencia a la diferencia entre el negro y blanco. Normalmente el contraste en las fotografías debería ser 100:1 (el punto blanco está 100 veces más iluminado que el punto negro) aunque si el negro está muy iluminado o tiene reflejos puede incluso ser de 50:1. Las pantallas normalmente permiten un contraste de colores aún mayor, de 170:1.

Los matices de color de la imagen se forman con la suma del rojo, azul y negro. Si todas la imágenes en nuestro ordenador tienen un ligero toque demás de alguno de estos tres colores, es porque la pantalla no está correctamente calibrada.

Cuando ajustemos la resolución de nuestro ordenador debemos tener en cuenta estos tres aspectos, que se regulan directamente desde el monitor. Además hay que prestar atención al número de píxeles que puede mostrar la pantalla (la resolución más alta de la imagen) y asegurarnos de que está al máximo. Con el Windows XP es muy sencillo: ve a ‘Inicio’, luego a ‘Panel de Control’, y escoge ‘Apariencia y temas‘. Por último selecciona ‘Cambiar la resolución de la pantalla’ y decide la resolución que desees.