Antes de la aparición de Windows Vista, Microsoft dio a conocer lo que sería el reproductor multimedia del nuevo sistema operativo. La ventaja es que los usuarios de Windows XP se lo pueden instalar sin problemas, aunque los que cuenten con una versión pirata no tendrán acceso a él. Lo que se ha dado en llamar ocio digital es la gran apuesta de Microsoft para los próximos años. El ordenador ha pasado de ser una herramienta de trabajo al centro del ocio digital, para lo que una herramienta como Windows Media Player es un buen punto de partida, aunque con margen de mejora. La undécima versión, al igual que la versión anterior, nos permite la reproducción de audio y vídeo, la extracción de Audio CD y la grabación de audio y vídeo en CD.

Respecto a su aspecto, no ofrece muchas diferencias aunque sí se ha mejorado la posibilidad de personalización por medio de la descarga de complementos. A continuación os mostramos alguna de sus virtudes.

Personaliza el reproductor

Una vez hemos descargado e instalado el reproductor, se nos consultará si queremos configurar el reproductor de forma rápida o personalizada. A nuestro juicio es recomendable hacerlo de forma personalizada. Al seleccionar esta opción, una de las primeras preguntas que aparecen es sobre la asociación de los distintos archivos multimedia con los que es capaz de trabajar Windows Media Player 11. Si ya cuentas con otro reproductor de música o de vídeo al que ya estás acostumbrado, debes quitar las marcas de las casillas de los formatos que tengas asociados a ese reproductor. En nuestro ejemplo, no hemos asociado los archivos de audio, ya sea MP3 o CD Audio, ya que contamos con un reproductor de música que queremos seguir utilizando y que abra este tipo de archivos por defecto. Si fuese el caso, no marcaríamos las casillas de los archivos de vídeo.

 

Transfiere música del CD a tu ordenador

Vamos a proceder a realizar una copia de seguridad de toda nuestra discografía en CD. Para ello debemos ir introduciendo los CDs en nuestra unidad lectora y ejecutar el siguiente paso con todos ellos. Al introducirlo, con la aplicación arrancada, aparecerá en el marco de la izquierda de la interfaz el icono Álbum desconocido si se trata de un disco grabado. Si, por el contrario, se trata de un original, automáticamente aparecerá el nombre del álbum, los nombres de los diferentes temas y su duración, la foto de la carátula del álbum y el nombre del mismo. Si al insertar el CD, la aplicación no encuentra la imagen del álbum, puedes agregarla de forma manual pulsando con el botón derecho del ratón sobre el icono que representa la carátula y seleccionar la opción Pegar carátula de álbum. Al pulsarla, aparecerá el clásico navegador de Windows con el que podremos localizar la imagen del mismo si la tenemos en nuestro disco duro.

 


Selecciona la calidad de la copia

Si vamos a realizar una copia de seguridad, el primer paso a dar es decidir la calidad en la que vamos a realizar la grabación en nuestro disco duro y el formato en el que lo vamos a almacenar. La primera diferencia que nos encontramos respecto a la versión anterior es la disposición de las opciones. En la décima versión de WMP, las funciones las encontrábamos en el margen izquierdo mientras que en la versión que nos ocupa se encuentran en la parte superior, a modo de pestañas, de forma similar a Internet Explorer 7. Nos dirigimos a la opción Copiar/Formato/mp3, dado que es este el formato en el que queremos almacenar los archivos en nuestro disco duro.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la calidad con la que queremos realizar la grabación de los temas. Esta calidad viene reflejada por la codificación de la música. Si queremos transferir los temas que estamos almacenando a un reproductor MP3 portátil, debemos optar por la codificación 128 kbps, ahorraremos espacio y no notaremos apenas diferencia de calidad en unos auriculares. Por el contrario, si queremos almacenarlo en un disco duro, es recomendable optar por los 320 Kbps, diferencia de calidad que sí notaremos en unso buenos altavoces o si decidimos posteriormente volver a codificarlos en un CD Audio.

 

 

Inicia la transferencia

Una vez hemos elegido formato y calidad de grabación, vamos a transferir la música del CD a nuestro disco duro. Nos dirigimos a la opción Copiar CD desde Nombre del disco y automáticamente comenzará la transferencia de los temas del disco a la carpeta de Mi Música de nuestro sistema. Cada disco se almacenará en una carpeta independiente y podremos acceder a ellos a través del explorador de Windows, «Tecla de Windows+ E» o por medio de la Biblioteca de Windows Media Player. La biblioteca, como en las versiones anteriores, clasifica la música almacenada atendiendo a los géneros del propio Media Player.

 

Transfiere tu música a cualquier dispositivo de audio digital

Otro de los aspectos que se ha mejorado respecto a versiones anteriores es la sincronización con dispositivos portátiles. En esta nueva versión se facilita notablemente la labor del usuario ya que, al conectar el dispositivo, WMP 11 lo detecta automáticamente y accede a los archivos multimedia almacenados en él. Basta con que seleccionemos los archivos que queremos introducir en el reproductor y pulsar en el botón situado en la parte inferior Iniciar Sincronización. Es posible que conectes un disco duro externo a tu PC y WMP 11 no lo detecte. Si es así, deberás transferir los archivos manualmente, aunque lo más normal es que la detección sea automática.


Información cortesía de:


Etiquetas: , ,