La informática ha pasado de ser una asignatura optativa a formar parte de la vida de todo estudiante. Ya ni siquiera es una cuestión puramente académica; a día de hoy, simplemente, es necesario saber como mínimo trabajar en Word o buscar información en Internet. Y cada vez más profesores piden que los trabajos les sean entregados en un pendrive o por correo electrónico.

¿Pero exactamente a partir de qué edad se puede introducir un niño a la informática? ¿Y qué clase de ordenador necesita? Intentaremos resolver estas y otras dudas a continuación.

¿A partir de qué años necesita un ordenador?

Técnicamente no hay una edad mínima a partir de la cual podamos enseñar a un niño a utilizar el ordenador. De hecho, muchos pedagogos coinciden en que puede ser una buena idea iniciarlos lo antes posible. No obstante, hablamos de máquinas relativamente complejas y con periféricos que no siempre están hechos a su medida.

Por ello, los más jovencitos tal vez tendrán suficiente con una buena tablet. Hay muchísimos modelos asequibles y tampoco faltan las aplicaciones educativas, pequeños juegos didácticos que les ayudarán a aprender matemáticas, biología e idiomas sin darse cuenta.

Un buen momento para introducir los ordenadores en el aprendizaje puede ser conforme se acerca la enseñanza primaria. Ahora bien, hay que seguir una serie de recomendaciones. Se aconseja que el ordenador que se vaya a utilizar esté situado en una zona común de la casa o donde se pueda supervisar su uso. Asimismo, siempre es importante contar con la protección de un buen antivirus para evitar disgustos.

¿Portátil o All in One?

ordenadores

Esta es posiblemente la pregunta del millón. Si el ordenador se va a utilizar en el salón, posiblemente un ordenador portátil pueda resultar más interesante. Una vez se termine la sesión, basta con cerrarlo y llevarlo a otro cuarto donde no estorbe.

Un All in One o todo en uno, por su parte, también tiene sus ventajas. En primer lugar ocupan muy poco espacio, lo que puede ser práctico si se va a instalar en un dormitorio infantil. Asimismo, poseen muchos menos cables y su instalación resulta más sencilla que la de la típica torre, lo que aporta un plus de seguridad al evitar tropiezos y desconexiones accidentales.

Si estamos hablando de un estudiante de mayor edad, el formato torre puede ser una opción perfectamente aceptable. Incluso deseable, puesto que permite familiarizarse con conceptos como la ampliación del hardware y la conexión de dispositivos internos.

Ordenadores para niños de 8 a 13 años

Portátiles ligeros y resistentes

portatil primux
Los estudiantes más jóvenes no se caracterizan por su resistencia o reflejos. Y además, tampoco van a utilizar programas que exijan grandes prestaciones. Esto significa que tal vez no sea lo más recomendable comprar un ordenador de campanillas, sino algo ligero y efectivo, que pueda llevar por sí mismo hacia papá o mamá para utilizarlo en su compañía.

Un buen ejemplo de portátil liviano y económico sería el Primux IOXBook, que solo cuesta 199 euros y viene con todo lo necesario para aprender a manejar los conceptos básicos de la informática. Mirando un poco por encima ya nos podríamos a ir a un Lenovo Ideapad 320-15, un ordenador ligeramente más pesado pero con unas prestaciones que podrían facilitar su uso compartido con un adulto.

Sobremesas sencillos y polivalentes

all in one

Los equipos All in One, como decíamos, también pueden resultar interesantes. Son bastante compactos (se pueden instalar fácilmente en un rincón del salón si hay espacio para ello), estéticamente refinados y no tienen por qué ser caros. Además, poseen pantallas de gran tamaño que los convierten en máquinas multimedia muy interesantes, fácilmente aprovechables también por los progenitores.

El LG All in One 22V270 es un ordenador con el potencial para convertirse en el PC para toda la familia. Posee un tamaño de 22 pulgadas y sus prestaciones lo convierten en una capaz herramienta para que los padres puedan trabajar con programas ofimáticos. El HP All in One 22-b015ns también es una buena opción. Ambos poseen Windows 10, procesadores Intel de bajo consumo y cuestan aproximadamente 500 euros.

Ordenadores para adolescentes de 13 años en adelante

Más potencia para seguir creciendo

ordenador hp

Podría decirse que la necesidad de contar con un PC de mayores prestaciones comienza en torno a los 13 años. A partir de entonces ya empezamos a ver trabajos que requieren el uso de hojas de cálculo, grandes bloques de texto e incluso procesamiento de imágenes. Se hace necesario un ordenador de mayor potencia y con capacidad para afrontar los próximos cursos.

Además, y puesto que ya nos estamos hablando de niños pequeños sino de adolescentes, el asunto de los cables ya no es problemático. Y posiblemente querrán usar el PC en su cuarto, así que el tamaño del equipo, sea de sobremesa o portátil, resulta algo secundario. El HP Pavilion 570-p045nsm es un ordenador completo (torre y pantalla de 23,8 pulgadas) que incorpora ya un hardware bastante capaz, con un procesador Intel i5 y 8 GB de RAM; suficiente para funcionar con fluidez durante una buena temporada.

vivobook

Si por el contrario estamos pensado en un ordenador portátil, podemos irnos a opciones más adultas. Después de todo, el uso que va a dar un estudiante de instituto a su ordenador se va a aproximar bastante al de sus padres. Aquí ya tenemos un montón de opciones a nuestro alcance, tal es el Asus F541UJ-GQ103T, de 15 pulgadas y buenas prestaciones gracias a su procesador Core i5 y a una tarjeta gráfica GeForce 920M que hasta puede servir para jugar ocasionalmente a algún videojuego no muy exigente.

Lo más importante, sobre todo si el equipo va a ser transportado en la mochila, es que pese lo menos posible y tenga una buena autonomía. Porque los libros ya pesan lo suyo, y lo más probable es que algún día se olviden de cargarlo por la noche antes de llevárselo al instituto o a la biblioteca.

Para enamorados de los videojuegos y gamers declarados

msi torre

Y por supuesto, tenemos los equipos para juegos. Y es que también tiene que haber un hueco para el ocio. Pero que nadie se confunda: un ordenador gaming sirve mucho más para jugar. Al contrario, puede ser una compra singularmente buena, puesto que hablamos de ordenadores con muchísima potencia y que por tanto tardarán años en quedarse desactualizados.

Un ordenador gaming no solo puede sustituir totalmente a una videoconsola, sino puede ser además interesante si el adolescente en cuestión está interesado en el diseño gráfico, la edición de vídeo o piensa estudiar un módulo o una carrera de corte técnico. Aquí nos estaremos asegurando ya no solo de que tendrá un ordenador de altas prestaciones para jugar como un rey, sino de que además tendrá equipo para trabajar con él durante un largo tiempo.

El MSI Infinite A VR7RC-010EU es un excelente ejemplo de ordenador gaming en formato torre. Posee un potente procesador Intel Core i7, 16 GB de RAM y más de 2 TB de almacenamiento, además de una tarjeta gráfica Nvidia GTX 1060. Como este, hay muchos otros equipos para juegos que pueden cumplir la misma labor.

Si por el contrario estamos pensando en algo más portátil, la oferta de ordenadores gaming tampoco es escasa. Asus es una de las marcas más reconocidas en este segmento, y con el ROG Strix GL502VM plantea un portátil de 15,6 pulgadas con unas prestaciones que poco tienen que envidiar a los mejores ordenadores de sobremesa. Una máquina tan válida para jugar como para trabajar.

hp pavilion

También podemos destacar el  HP Pavilion Power 15. De rendimiento muy considerable, suma una pantalla Full HD de 15,6 pulgadas, un procesador Intel Core i7-7700HQ. 12 GB de RAM y una potente tarjeta gráfica GTX 1050 firmada por Nvidia. Su precio es además bastante contenido, puesto que sale por 999 euros.

¿Es buena idea un convertible para un niño?

HP convertible

¿Qué es más recomendable para un niño? ¿Una tablet o un ordenador portátil? Si estamos hablando de edades muy cortas, tal vez una tableta sea lo más adecuado. Son económicas, hay modelos infantiles bastante resistentes y su facilidad de uso es incomparable. Y además, no hay riesgo de que pierdan el stylus (que en el caso de un convertible no es poco dinero). Con esto dicho, también hay algún modelo convertible específicamente diseñado para uso infantil.

Un ejemplo de este tipo de portátiles es el Pavilion x360 11-ab001ns de HP. Este portátil convertible permite ser manejado como si fuera una tablet gracias a su pantalla táctil y posee una construcción robusta. Con un precio de 399 euros, puede ser un ordenador bastante interesante para un niño o una niña que esté cursando primaria.

Por otro lado, los estudiantes que ya estén preparándose para sus estudios superiores posiblemente podrán aprovechar mucho mejor un convertible con todas las de la ley como es el Surface Pro. No solo es ligero y compacto, sino que posee una potencia ya bastante considerable y un lápiz digital de gran utilidad a la hora de manejar programas de diseño y modelado 3D.

Al final, y como podemos ver, comprar un ordenador para un joven no es algo tan complicado. Solo hay que seguir unas pequeñas pautas. Si hablamos de edades muy cortas, tal vez un equipo asequible todo en uno o un portátil de bajas prestaciones sean lo mejor. Es a partir del instituto cuando la idea del “ordenador para niños” deja de perder fuerza, y eso antes de considerar el factor del ocio. Los PCs gaming tienen un público más extenso del que parece, y a pesar de sus credenciales lúdicas también pueden convertirse en un importante aliado en los estudios.

 

En Tecnología de tú a tú| Guía para compartir nuestro ordenador, móvil o tablet con los niños y no tener que lamentarlo luego


Etiquetas: , , , ,