acer-convertible

Los ordenadores 2 en 1, que combinan la función de tableta y de portátil han conseguido hacerse un hueco en el mercado gracias a su versatilidad, al tiempo que ofrecen un tamaño y un peso ideales para su uso en movilidad.

La doble funcionalidad (aunque a veces se ofrecen más modos de uso) se consigue mediante dos tipos de diseño principalmente: integrando un sistema que permite separar el teclado del ordenador completamente, o usando bisagras que hacen posible abatir el teclado sobre la parte trasera de la pantalla.

Ambas formas de construir los 2 en 1 tienen sus ventajas en inconvenientes, eso sí. No es fácil diseñar un ordenador que, además, pueda funcionar como tableta de un modo digno, especialmente si tenemos en cuenta que un uso como tableta implica manejar pesos por debajo de un Kg de peso, o tamaños de pantalla típicos de 10’’.

Soluciones de compromiso

En los equipos 2 en 1, los fabricantes apuran hacia arriba las condiciones de diseño como tabletas hasta llegar (idealmente) a pesos en torno al Kg y diagonales en torno a las 12’’. Al mismo tiempo, idealmente también, reducen al mínimo posible los parámetros físicos en su dimensión como portátiles, tratando de no sacrificar el rendimiento, aunque en algunos casos podemos encontrar propuestas con tamaños de pantalla de 15,6’’ y más de 2 Kg de peso en los que lo único de 2 en 1 que tienen es la bisagra para abatir la pantalla, porque en la práctica se usará más bien poco.

20_yoga_book_browse_create_modes_gmgm

Decimos “idealmente”, porque en la práctica solo los modelos 2 en 1 de gamas premium consiguen aproximarse a estos parámetros de diseño extremos, teniendo que conformarnos con parámetros más normales a medida que bajamos hasta modelos con precios menos elevados.

Además, estos equipos tienen que usar sistemas operativos propios de un portátil (típicamente Windows 10) para satisfacer las necesidades de este tipo de equipos, por encima de las necesidades asociadas al uso de las tabletas con sistema operativo Android o iOS. Sin olvidar que componentes como el procesador, la memoria o el disco duro tienen que ofrecer un rendimiento y capacidad suficientes para mover aplicaciones como Photoshop, Office, software de autoría multimedia o todo ello a la vez en escenario de multi tarea.

radius14

En este punto, es importante, tanto para los convertibles y separables, observar con cuidado qué hardware se ha usado en su configuración. Hay mucha diferencia, por ejemplo, entre un procesador Core i5 o Core i7 y un procesador Atom o incluso un Core M. O entre una capacidad del disco de 128 GB frente a los 64 GB de algunos modelos.

Ojo con el procesador

Uno de los parámetros que se usan para caracterizar a un procesador, además de la frecuencia en GHz. es su TDP (Thermal Design Power o Potencia de Diseño Térmico) . El TDP da una idea (en realidad no es exactamente así, pero nos servirá como aproximación) de la potencia que consume un procesador. Esta potencia, cuanto mayor sea, implica tener que usar sistemas de ventilación más potentes en los equipos para disipar el calor generado por el chip. Y a mayores sistemas de ventilación, más peso y más grosor se necesita.

Así, en la gama de equipos 2 en 1, podemos encontrar procesadores con un TDP en torno a los 4 W (Vatios) hasta otros en torno a los 15 W. Los de 4 W permiten fabricar equipos más finos y ligeros, y más baratos. Pero la letra pequeña estriba en que el rendimiento de un ordenador es directamente proporcional a la potencia que consume. Así que, un equipo de 4 W, tendrá un rendimiento máximo casi 4 veces menor que uno de 15 W de TDP.

macbook-ifixit

Hasta ahora, Intel ofrecía una nomenclatura bien diferenciada para sus procesadores, de modo que viendo en las especificaciones un Atom o un Core M, era sinónimo de bajo rendimiento. Si no vamos a usar el equipo para nada demasiado exigente, son una solución óptima por su relación calidad/rendimiento/precio, pero para usos donde se necesite “chicha”, son poco recomendables.

Los Core i5 e i7, e incluso los Core i3, eran sinónimo de mayor rendimiento al tener un TDP de 15 W, con variaciones en la frecuencia o el tamaño de la memoria caché. Ahora, con la llegada de la séptima generación de procesadores de Intel, los nuevos procesadores para portátiles pasan a llamarse Core i5 o Core i7 independientemente del TDP que tengan. Sólo la presencia de la letra “Y” en el modelo de procesador delata que estamos ante una CPU con un TDP (rendimiento) inferior al de los modelos que no tienen la letra “Y”.

intel-core-i7-7thgen

Convertible o separable

Una vez que hemos hablado de los compromisos de diseño de los 2 en 1 en general, podemos pasar a ver las ventajas en inconvenientes asociadas a los convertibles y a los separables.

Un 2 en 1 convertible usa bisagras para hacer que el teclado pueda abatirse sobre la parte trasera de la pantalla y el conjunto se asemeje a una tableta. Un 2 en 1 separable, por su parte, permite desacoplar el teclado de la pantalla para obtener la funcionalidad como tableta, y acoplarlo para funcionar como portátil.

yoga_900s_in_gold_close-up_of_360-degree_watchband_hinge

Además de estos dos modos básicos de funcionamiento, podemos encontrar propuestas de equipos que no solo son 2 en 1, sino hasta 5 en 1. Esta diversidad de modos de uso contempla tanto el modo tableta, como el portátil, así como otros intermedios tales como el modo “tienda”, “stand” o presentación dependiendo del grado de giro del teclado sobre la pantalla.

Rendimiento

Aunque no es posible sistematizar este punto, los separables son más proclives a usar procesadores con un TDP reducido. Al tener que tener obligatoriamente sus componentes en la parte de la pantalla, el espacio disponible para instalar un sistema de refrigeración es limitado.

original

Además, en los separables. al buscar un peso lo más reducido posible para que la funcionalidad como tableta sea óptima desde un punto de vista ergonómico, también hay obstáculos para usar procesadores con un rendimiento elevado. Los convertibles, por lo general, son mejores en este punto al tener más margen para usar procesadores y componentes de mayor rendimiento.

Como norma general, mejor los convertibles.

Conexiones

En los convertibles, en general, tenemos más conexiones que en los separables. Al estar unidos el teclado y la pantalla, y tener la parte de la electrónica en el teclado en la mayoría de los casos, se dispone de más espacio para instalar conexiones USB, HDMI o ranuras de expansión, por ejemplo.

Los separables tienen menos espacio disponible, de modo que se quedan con una conexión para vídeo y una USB, por ejemplo. En el teclado desacoplable puede haber puertos adicionales según decida el fabricante, eso sí. Pero depende de cada caso.

Como norma general, mejor los convertibles

Autonomía

En los convertibles, la autonomía suele ser mayor que en los separables. De nuevo, el espacio en los separables es una limitación para instalar baterías de alta capacidad, aunque incluso en los convertibles, por mucho espacio que haya, también hay que tener en cuenta que el peso no debe superar lo razonable para un uso como tableta.

En los separables, sin embargo, si el fabricante decide instalar una batería adicional en el teclado, podemos encontrar propuestas con una autonomía notable, aunque a costa de incrementar el peso y el grosor en su faceta como portátil. De nuevo, depende de la decisión de cada fabricante.

sf-uk-42303139534c48343159-3

Si el procesador es de alto rendimiento, la autonomía durará menos que en el caso de que se usen CPUs de tipo Core M o Atom. Al tener menos potencia, consumen menos energía y eso se refleja en un tiempo de funcionamiento mayor con baterías.
Como norma general, mejor los convertibles.

Ligereza

Los separables, cuando tienen un teclado fino y minimalista, pueden tener un peso próximo al kilo incluso con el teclado acoplado. E incluso por debajo de 1 Kg cuando se usan sin él. En los casos extremos, podemos encontrar propuestas de menos de 700 gramos con teclado incluido. Los convertibles, por lo general, no es fácil que bajen de 1,3 Kg cuando usan un procesador con un rendimiento elevado de tipo Core i5 o Core i7 de Intel.

samsung-31

Si usan procesadores Atom o Core M, el peso será menor por lo general. Al no necesitar sistemas de refrigeración activa como puedan ser los ventiladores, el peso y tamaño se pueden reducir, al tiempo que se pueden instalar baterías de menos capacidad. Todo ello hace que haya modelos incluso por debajo del kilo, con precios en torno a los 300€.

Como norma general, mejor los separables.

Ergonomía

El mejor modo tableta se consigue con los separables. Los convertibles, al tener que abatir el teclado sobre la parte trasera de la pantalla, hacen que sea un poco “raro” estar pulsando las teclas todo el rato, aunque en este modo se bloquee su función. Los separables, por su parte, son prácticamente indistinguibles de una tableta si se usan sin teclado.

El tamaño de la pantalla, generalmente entre 12’’ y 13’’ es lo que más cuesta asumir en el uso como tableta, pero no es realmente un problema, salvo por tener que estar sujetando en nuestra mano un equipo en torno al kilo de peso, cuando una tableta pesa en torno a los 500 gramos o menos.

yoga-900-thin-light-in-tablet-mode-lifestyle-image

Para trabajar como portátil, sin embargo, son mejores los convertibles, al tener el peso en la parte del teclado. En los separables, al estar la electrónica en la pantalla en muchos modelos, el peso se distribuye de un modo tal que es fácil que la pantalla haga que el teclado no sea estable, especialmente si usamos el equipo sobre las piernas, por ejemplo. Es fácil que se nos caiga hacia atrás.

Como norma general, mejor los separables para un uso como tableta, y mejor los convertibles para uso como portátil.

Una tarea laboriosa

Las ventajas en inconvenientes de los convertibles y los separables pueden sistematizarse hasta cierto punto. Los ejercicios de diseño de los fabricantes hacen que haya excelentes propuestas en ambos tipos de ordenadores 2 en 1. Por ejemplo, equipos separables con pesos cercanos a 1 Kg con procesadores de alto rendimiento o equipos con menos de 700 gramos que funcionan dignamente como portátiles.

Hay otros argumentos que pueden ayudarnos a filtrar nuestras opciones de compra, como el precio. Si, digamos, el equipo está por debajo de los 400 €, lo más probable es que use un procesador Atom, en la parte más baja del rendimiento de un procesador. Por lo que si necesitamos potencia de procesamiento, podremos dejarlos de lado sin pararnos a mirar màs.

Cuidado también con los Core M para el tema del rendimiento, o los nuevos Intel Core i5 y Core i7 con una letra “Y” en su código de modelo, como el Core i5-7Y54 o el Core i7-7Y75, ya que estarán por debajo de los Core i5 e i7 convencionales en potencia de cálculo.

En general, este tipo de equipos 2 en 1 acaban por usarse bastante poco como tabletas y bastante más como portátiles convencionales, aunque con la ventaja de tener un tamaño y peso muy comedidos, junto con un diseño generalmente muy cuidado y atractivo.

Los separables funcionan mejor como tableta, aunque los convertibles son mejores (en general) como portátiles. Veamos algunos ejemplos de equipos que puedes encontrar en la sección de 2 en 1

Portátil convertible 2 en 1 HP 13,3” Pavilion x360 13-s100ns

x360-13

Este equipo no destaca por su ligereza (pesa 1,71 Kg), pero es una propuesta equilibrada para quienes vayan a usar poco el modo tableta y no quieran renunciar a un buen rendimiento a partir de un procesador Core i5 6200U. Eso sí, el disco duro no es SSD, por lo que no será tan ágil a la hora de abrir o cerrar aplicaciones o el propio sistema.

Portátil convertible 2 en 1 HP 13,3'' Pavilion x360 13-s100ns

ASUS 10,1” Transformer Book T100HA
asus-101-transformer-book-t100ha

Con 1 Kg de peso, este equipo separable es un ejemplo de 2 en 1 que funcionará mejor como tableta que como portátil. El procesador Atom no es el más indicado para afrontar tareas exigentes, aunque para usuarios que no tengan unas necesidades exageradas más allá de navegar o usar apps ofimáticas es una elección atractiva.
ASUS 10,1'' Transformer Book T100HA

Lenovo 13,3” YOGA 3 Pro Intel Core M-5Y71

lenovo-133-yoga-3-pro-intel-core-m-5y71b

Un equipo convertible de excelente factura donde se ejemplifica la dificultad de los fabricantes para ofrecer diseño y potencia en un mismo diseño. En este caso la limitación está en el procesador Intel Core M, poco recomendable para aplicaciones de diseño o autoría multimedia. Eso sí, tiene 512 GB de disco SSD y 8 GB de RAM, nada mal para un equipo como este. El Yoga 900 es muy similar pero con mejor procesador.
 Lenovo 13,3'' YOGA 3 Pro Intel Core M-5Y71

Microsoft Surface Pro 4 12,3” 512 GB

surface-pro-4-4

Un separable que al mismo tiempo es una de las mejores interpretaciones del concepto de 2 en 1, con un buen comportamiento como tableta y como portátil, con un equipamiento a la altura de un equipo de sobremesa en algunos aspectos, pero con la ergonomía de una tableta. El precio es elevado, pero hay configuraciones menos ambiciosas.
 Microsoft Surface Pro 4 12,3'' 512 GB

Samsung Galaxy Tab Pro S 12”

samsung-galaxy-tab-pro-s-12

Este separable lleva el concepto de tableta clásica hasta la dimensión de portátil añadiendo un teclado, así como un procesador Core M capaz de mover el sistema operativo Windows 10. Con un peso por debajo de 700 gramos estamos ante un ejercicio de diseño muy logrado apto para usuarios que no sean exigentes en cuanto a rendimiento.
Samsung Galaxy Tab Pro S 12

Vexia Portablet 10,6” Hey Tech

vexia-portablet-106-1

Este modelo, especialmente pensado para aplicaciones de educación, combina un procesador Atom con un diseño separable que integra un sistema de avisos en la parte trasera de la pantalla. Su rendimiento no es el punto fuerte, pero la relación calidad, precio, rendimiento merece estar presente en una lista de opciones de compra.
 Vexia Portablet 10,6'' Hey Tech

Acer 14” Aspire R5-471T

acer-14-aspire-r5-471t

Una de las propuestas que se salen del guion, con una pantalla de 14” y 1,9 Kg de peso. A la vista de esta carta de presentación, parece claro que es un convertible que funciona mejor como portátil que como tableta, con un buen hardware y una relación calidad/precio/rendimiento interesante.
 Acer 14'' Aspire R5-471T

Lenovo Yoga 900

lenovo-yoga-900

En la parte alta del rendimiento tenemos a este convertible con un procesador Intel Core i5 de sexta generación junto con 8 GB de RAM y 512 GB de disco SSD. Su pantalla de 13,3′ con 3.200 x 1.800 píxeles de resolución son otro de sus puntos fuertes, así como su diseño y acabados, con una bisagra excepcional en cuanto a durabilidad y diseño.
Lenovo Yoga 900

HP Pavilion 10,1” x2 10-n100ns

29761093_4258

Un 2 en 1 que destaca por su tamaño, ligereza y autonomía, aunque sea a costa de sacrificar rendimiento. Sea como fuere, es una propuesta interesante para actividades donde el rendimiento no sea la prioridad y sí la movilidad y poder trabajar con tareas ofimáticas o redes sociales durante muchas horas y con un precio muy interesante.
HP Pavilion 10,1'' x2 10-n100ns

En esta página te presentamos la mejor selección de portátiles convertibles 2 en 1 con Windows 10 e Intel.
Foto | Interior de MacBook Pro 13” en iFixit


Etiquetas: ,