El iPhone X es el más novedoso terminal de Apple en años. Después de mantener prácticamente el mismo diseño durante tres generaciones de iPhone, el X viene a romper con la línea conservadora de Apple para introducir en su gama de smartphones algunas tecnologías nuevas, junto con otras que se estaban demandando desde hacía tiempo por agravio comparativo con otros fabricantes, y especialmente con Samsung.

Además del diseño, Apple ha cuidado con esmero la tecnología dentro del terminal, empezando por el procesador Apple A11 Bionic de diseño propio, del cual se benefician tanto las aplicaciones como otros componentes tan vitales como las cámaras.

Concretamente, en el apartado de las cámaras, el iPhone X cuenta con tres, una frontal y dos traseras. Eso sin contar la cámara infrarroja destinada al reconocimiento facial. La frontal es la que ha experimentado una mejora más notable, con un nuevo sensor de 7 Mpx.

La cámara frontal y su modo retrato

La cámara frontal tiene ahora nada menos que 7 Mpx con una apertura F2.2 y estabilizador y permite hacer uso del modo retrato en el que el fondo aparece desenfocado. Es una habilidad que se agradece en el modo selfi, aunque no es exclusivo de Apple en este terminal. Huawei, en el Mate 10, también tiene modo retrato con desenfoque del fondo a través de su cámara frontal de 8 Mpx, aunque sin la opción de usar máscaras para cambiar el fondo como en el caso de Apple y el modo Luz de escenario, tanto en modo color como monocromo.

Otro posible uso de la cámara frontal es el de la animación de los emoticonos animados Animojis. En este modo, la cámara registra nuestros gestos y los traslada en tiempo real a uno de los doce emoticonos Animojis con los que cuenta el sistema para “dar vida” a nuestro alter-ego animoji.

La cámara frontal no tiene flash como tal, aunque sí que se usa la pantalla para dar luz al rostro, con diferentes tonalidades dependiendo de la iluminación ambiente.

Las cámaras traseras, con zoom 2x óptico

La implementación de las cámaras traseras en Apple pasa por una cámara con un angular convencional y otro de tipo zoom 2x. Ambas cámaras tienen 12 Mpx, aunque la cámara con angular convencional de 28 mm tiene un tamaño de píxel de 1,22 micras, mientras que la cámara “zoom” de 52 mm tiene un tamaño de píxel de 1 micra. La luminosidad del sensor con angular “no zoom” es de F1.8, mientras que la de la cámara zoom es de F2.4. Es decir, la cámara zoom es menos luminosa.

Con esta cámara dual, Apple permite hacer tanto fotos con zoom como fotos en modo retrato. De nuevo, el modo retrato consiste en la realización de fotos con el sujeto principal en foco, mientras que la parte de la imagen en segundo plano se queda desenfocada obteniéndose el efecto de desenfoque del fondo, tan apreciado por los usuarios.

La ventaja del zoom óptico es la de tener más calidad que en el caso de que se haga uso del zoom digital en el que realmente no se hace más que interpolar a partir de un recorte de la imagen original. El zoom óptico permite obtener imágenes con una resolución nativa igual a la que ofrece el sensor, pero con un factor de ampliación que, en el caso del iPhone X es de 2x.

Por ejemplo, en la imagen de abajo, el recorte de la derecha es el zoom 2x digital y el de la izquierda es el óptico. La diferencia de calidad es notable.

Eso sí, Apple sigue haciendo que en situaciones de poca luz, el zoom se haga de forma digital a partir de la cámara de angular normal en vez de usar la cámara con 52 mm de distancia focal. Es una selección automática en la que el usuario no puede (fácilmente) participar. En este caso, la calidad de imagen es inferior a la que se obtiene con la cámara de 52 mm. La luminosidad es mejor en la cámara de 28 mm, pero un zoom digital da peor resultado que una imagen con una sensibilidad ISO mayor que es la que se obtendría con la cámara de 52 mm con una apertura de F2.4 en vez de F1.8.

Panorámicas de 63 Mpx

Otro de los modos fotográficos del iPhone X es el panorámico. Con el iPhone siempre ha sido posible obtener fotos panorámicas de buena factura, y con el iPhone X se alcanzan nada menos que 63 Mpx cuando se completa el panorama completamente a la hora de capturar la escena frente a nosotros.

Estas panorámicas de 63 Mpx se obtienen combinando imágenes mientras se hace un “barrido” de la escena, con una imagen final de unos 15.000 x 4.000 píxeles.

Filtros, Live Photo, flash y compresión HEIF

Otras de las habilidades de la cámara del iPhone X pasan por el uso de filtros de diferente naturaleza como el blanco y negro. También contamos con un modo Live Photo más completo que permite capturar la acción antes y después de tomar la foto, con la posibilidad de, por ejemplo, convertir el vídeo en un bucle.

El flash True Tone con cuatro LEDs permite obtener una iluminación más uniforme, y ahora también se cuenta con flash de sincronización lenta para conservar la iluminación ambiente al tiempo que se ilumina la escena. El resultado no es tan bueno como con un flash convencional, pero hace su trabajo con dignidad para escenas cercanas al móvil.

En cuanto a HEIF, se trata de un nuevo códec de compresión para imágenes específico de Apple que permite guardar las mismas fotos en archivos con aproximadamente la mitad de tamaño que con JPEG. Eso sí, de momento es un formato exclusivo de Apple por lo que no será fácil usarlo fuera del móvil y de sus herramientas de edición.

Vídeo 4K 60 fps y Full HD a 240 fps junto con ráfagas

Las dos cámaras traseras y la frontal también son aptas para grabar vídeo. Full HD en el caso de la frontal,  y hasta 4K a 60 fps para las traseras, o Full HD a 240 fps. El audio es mono, no estéreo.

La tasa de bits que se consigue es de unos 45 Mbps (Mega bits por segundo) para 4K a 30 fps, y unos 55 Mbps para 4K a 60 fps pero con formato H.265 en vez de H.264. los vídeos Full HD a 60 fps tienen una tasa de bits de unos 25 Mbps en H.264, mientras que con H.265 se quedan en unos 13 Mbps.  A 30 fps, la tasa de bits se reduce a 15 fps con el códec H.264.

La tasa de bits suele ser un parámetro que se asocia con la calidad del vídeo: a mayores tasas de bits, mejor calidad por lo general para un mismo códec. H.265 se ha optimizado frente a H.264 pero a cambio, no todos los dispositivos cuentan con tecnología para acelerar su reproducción o su grabación.

Es posible grabar vídeo tanto con la óptica de 28 mm como con la de 52 mm para el zoom 2x, aunque de nuevo, si hay poca luz, Apple prefiere capturar vídeo con la óptica de 28 mm y hacer zoom digital en vez de usar la segunda óptica.

Si en vez de capturar vídeo preferimos usar el modo de captura de imágenes en ráfagas, podremos capturar secuencias de decenas de fotos con la cámara que posteriormente podremos convertir en GIFs animados con aplicaciones de terceras partes como 5sGIF.

El procesador de imagen, mejorado

Como parte del atractivo de la cámara del iPhone X está el procesador de imagen mejorado, con el que es posible optimizar tareas tales como la reducción de ruido, el control de la exposición o la aplicación de efectos, desde el HDR, que se procesa de forma automática salvo que el usuario decida lo contrario, hasta los filtros de imagen o la captura de vídeo 4K a 60 fps o a 240 fps en el caso de Full HD.

Todos estos ingredientes hacen que las posibilidades fotográficas del iPhone X sean muy extensas y completas. La captura en modo RAW depende de aplicaciones de terceras partes, y el uso del zoom 2x a través de la segunda cámara no siempre se puede elegir por parte del usuario, quedando a expensas del sistema Apple la elección de la óptica de 52 mm o la de la de 28 mm con ampliación digital si la luz es escasa.

El modo retrato con efectos de iluminación es su funcionalidad “estrella” de todos modos, siendo posible conseguir fotos con una factura de alta calidad sin que apenas se note que se trata de un efecto digital en vez de óptico.

Fotos | Apple y GSMarena para el detalle de la imagen con zoom digital y zoom óptico

En Tecnología de Tú a Tú | Seis trucos para hacer fotografía nocturna con el móvil


Etiquetas: , , ,