A tener en cuenta: Para comenzar los primeros pasos en el manejo de una réflex digital, necesariamente hemos de tener claros varios aspectos, teóricos y prácticos, que influyen de manera directa en la toma de las instantáneas. Entre los más importantes, están los siguientes: Diafragma Es el componente de la cámara que permite regular el paso de luz hacia el material sensible. Funciona como una serie de pequeñas aletas que giran para cambiar el tamaño del orificio por el que pasa la luz. La apertura de diafragma de una cámara se representa con la letra f minúscula y los valores suelen ser 2,8 – 4 – 5,6 – 8 – 11 – 16 – 22. A menor valor, mayor será el paso de la luz, es decir que en condiciones menos luminosas se requieren valores de apertura de diafragma más bajos y a condiciones de mayor luminosidad, valores de apertura mayores. Otra consecuencia en la variación de la apertura del diafragma es la variación en la profundidad de campo, como veremos en el siguiente paso.

Profundidad de Campo: Se trata de la zona en la cual la imagen captada por el objetivo es totalmente nítida, de manera que en el visor, lo que se encuentre dentro de esa zona aparecerá enfocado. No quiere decir esto que esa franja esté enfocada perfectamente, sino la zona de la fotografía donde el foco es lo suficientemente nítido como para ser aceptable, y tampoco significa que lo más borroso se halle más alejado de nuestra cámara o viceversa. La profundidad de campo aumenta cuanto más cerrado se encuentra el objetivo, o sea, cuanto mayor sea el número del diafragma elegido. Por ejemplo, con un diafragma amplio la profundidad de campo no será muy amplia, mientras que con un diafragma estrecho será considerable. Cuanto más cerca se encuentre el motivo que se desea fotografiar, menor será la profundidad de campo, independientemente del diafragma seleccionado, teniendo en cuenta, además, que si se utilizan teleobjetivos o lentes zoom, se reduce la profundidad de campo.

Velocidad y tiempo de obturación El sensor digital de una cámara CMOS reacciona ante la presencia de luz, aún siendo un pequeño instante el que queda expuesto. De la duración de aquel instante, que llamaremos tiempo de obturación, depende la cantidad de luz que incide en el sensor y de la velocidad con la que se abre y cierra el obturador, por tanto, a mayor velocidad de obturación, se obtiene una exposición menos luminosa. Los tiempos de obturación de una cámara suelen expresarse en fracciones de segundo, desde 1/1000 que supone la milésima parte de un segundo, hasta medio segundo o más en fotografías nocturnas, ya que, cuando un objeto a fotografiar esté poco iluminado, necesitaremos mayor tiempo de obturación. No obstante, debemos tener en cuenta que aumentar el tiempo de obturación conlleva ciertos inconvenientes, ya que si el objeto o la cámara se mueve mientras el objetivo está abierto, la imagen se verá borrosa. Un tiempo de exposición mayor que 1/60 precisa un pulso firme o una buena estabilización automática, y un tiempo de obturación mayor que 1/20 demanda el uso de un trípode.

Sensibilidad y balance de blancos Sensibilidad en una cámara fotográfica, hace referencia la cantidad de luz que requiere el sensor digital para reaccionar y componer la imagen. La sensibilidad se expresa en ASA y sus valores suelen ser de 50, 100, 200, 400, 800 y 1600 ASA, con la particularidad que con la llegada de la fotografía digital, el cambio de estos valores ya no significa cambiar de carrete. Cada valor es un punto más sensible que el anterior, es decir, que necesita la mitad de luz para lograr el mismo grado de exposición. Aumentar la sensibilidad en la cámara réflex permite tomar fotografías en condiciones de menos iluminación, aunque como consecuencia de esto, aumenta también el tamaño del grano, término que se definirá en el siguiente paso. El balance de blancos que nos permite ajustar el color exacto de un objeto dependiendo de la temperatura del color de la luz. La temperatura de color se mide en grados Kelvin (K), y mediante un número, es posible distinguir la temperatura del color de un amanecer o de un día nublado.

Grano y definición El termino grano proviene de la fotografía analógica, donde el material sensible eran diminutos cristales y el tamaño de éstos cristales determinaba la sensibilidad de la película. El tamaño del grano determinaba además la definición de una imagen y puede establecerse un paralelo entre grano y píxel, ya que en la fotografía digital la imagen se compone por la suma de los píxeles. Como hemos visto en el apartado anterior, al aumentar la sensibilidad en ASA, se pierde definición en la imagen, aumentando el llamado “grano”. La forma en que se almacenan las imágenes es en forma de pequeñas cuadrículas donde cada casillero se llama pixel. Cada uno de estos pixeles tiene un valor, un tono y una saturación formando así un color en particular. La cantidad de pixeles que compongan una imagen determinarán su resolución, una imagen con en alta definición ocupará más lugar en la memoria de la cámara que una de baja resolución, necesitando por tanto, mayor cantidad de recursos, tanto la propia cámara como el ordenador, para tratar y editar esa imagen.


Etiquetas: