Si algo podemos sacar en claro del granulado del enésimo filtro vintage de Instagram es que lo analógico está de moda. Pero no nos engañemos, nadie está pidiendo que vuelvas a revelar fotos en un cuarto oscuro o que cierres tu cuenta de Spotify. Lo retro vuelve, aunque en versión 2.0, sin renunciar a las comodidades del mundo digital.

Un ejemplo de la perfecta fusión entre analógico y digital son las cámaras instantáneas de nueva generación. Las Zoemini de la firma Canon caben en un bolsillo, pesan menos de 200 gramos y elevan cada momento a un recuerdo para siempre. Los dos modelos, Zoemini C y Zoemini S, conjugan la ligereza de una compacta con la magia de las fotos físicas impresas al instante.

Zoemini Canon

Y, además, Zoemini S, gracias a su conexión Bluetooth, nos permite compartir cada imagen con nuestro smartphone. Estilo retro sí, pero siempre que podamos hacer gala de él en Instagram.

Aunque estemos acostumbrados a hacer scroll en la galería del móvil y a retroceder por nuestros recuerdos, las fotos físicas guardan una esencia especial. ¿Por qué no utilizarlas como elemento de decoración? Esas fotos con amigos, de viajes o con la familia en ocasiones especiales, son la excusa perfecta para introducir la tendencia analógica en el hogar. De forma sencilla, conseguirás crear un espacio de lo más personal aportando a la vez un toque retro.

Aquí va cómo crear tu propia galería de fotos física, junto a otras ideas para transformar aparatos analógicos que creías desfasados en elementos de decoración con mucha personalidad. Toca rebuscar en el baúl de los recuerdos para sumarte a una tendencia con historia.

Happy wall

Hacemos fotos cuando estamos contentos. En familia, de viaje, en celebraciones… Si tenéis una cámara instantánea cerca, la cogeréis y click a click iréis creando recuerdos, ya sea con posados improvisados o con selfis grupales. Con Zoemini S y Zoemini C es especialmente sencillo ponerse en modo selfi: ambas incorporan un espejo frontal para que todos tengan su hueco en la foto.

Zoemini, Canon

Selecciona las mejores fotografías, impresas con tecnología Zink y resistentes al agua en la gama Zoemini, y construye con ellas una mini galería para tu dormitorio. Puedes colocarlas en la pared en líneas horizontales con una cuerda y pinzas pequeñas de colores o disponer las fotos en forma de corazón, por ejemplo, y pegarlas a la puerta de tu dormitorio, algo especialmente sencillo con Zoemini S y C, pues cada copia se imprime el papel adhesivo. En una puerta, en una maleta, en un armario o en una agenda, pégate a tus recuerdos.

Para lograr ese aire cozy y acogedor, sustituye la cuerda por una guirnalda de lucecitas e intercala una imagen entre cada bombilla. Seguro que ver esas fotos te alegrará más de un día y, cuando te canses, las puedes cambiar por otras más recientes.

Zoemini S, Canon

 

Manualidades (muy) sencillas

Decorar las instantáneas antes de utilizarlas como elemento de decoración te hará sumar puntos en la escala cool. Sólo necesitarás washi tapes, rotuladores, cordeles y algún palo o tabla de madera pequeña. Aquí entra en juego tu imaginación: puedes colocar diferentes washi tapes formando líneas sobre tus fotografías y añadir mensajes o títulos.

Un consejo: si quieres mantener el aire analógico, apunta la fecha y el lugar como en los antiguos álbumes de nuestras abuelas. También puedes pegar flores secas, plumas, adhesivos o cualquier otro detalle que te apetezca.

Zoemini S, Canon

Con la madera puedes crear una especie de perchero del que cuelguen fotografías. Un palo o tronco pequeño y limpio le dará un aire más rústico y nórdico a la estancia. Si lo prefieres, elige una tablita de madera fina y coloca tus instantáneas sobre ella. Si es lo suficientemente larga, la puedes dejar en el suelo apoyada en la pared; si no, simplemente cuélgala o colócala sobre un mueble. Con muy poco puedes conseguir que tu decoración handmade se convierta en el centro de todas las miradas.

El regreso de los formatos extintos

La historia de la música ha dejado una lista de desaparecidos con el paso del tiempo. No nos referimos a Elvis, sino a los vinilos, los casetes y los cedés. Si nadie se te ha adelantado regalando la colección, seguro que en tu trastero puedes encontrar una caja llena de estas reliquias del pasado, tecnología punta en su día. Los vinilos rayados y los casetes abandonados pueden tener una segunda vida en tu hogar.

Además de emplearlos como objetos decorativos en sí, pueden adquirir nuevas funciones. Por ejemplo, puedes construir una lámpara uniendo varios casetes. Es una buena idea si quieres un espacio con baja iluminación, donde la sorprendente lámpara será protagonista.

Atrévete también a innovar con los vinilos antiguos. Su forma y su tamaño nos dan muchas opciones para crear nuevos elementos decorativos. Si aprovechas dos o tres discos y los divides por la mitad, puedes crear unos originales estantes que darán vida a cualquier rincón.

El potencial del hardware vintage

Aquella cámara con la que tus abuelos tomaron las primeras fotos familiares, el reloj de cuerda, los prismáticos y demás inventos tecnológicos del pasado o, incluso, las primeras videoconsolas. Todos estos objetos de dudosa utilidad hoy en día pueden convertirse en las estrellas de la decoración retro.

Cuando tu abuela dice que ya nada es como antes se refiere a que antaño un objeto se fabricaba para que durase toda una vida. Compuestos con materiales de calidad, y con diseños más mecánicos que los productos actuales, a veces basta con una revisión para ponerlos en marcha. Por su innegable valor estético, ¿por qué no recuperar y exponer esos tesoros del pasado analógico, tanto si funcionan como si no?

Zoemini, Canon

Sí, estamos hablando de los hawdware que revolucionaron el mundo en el momento de su lanzamiento, como una máquina de escribir o una radio old style. Si las cámaras antiguas nos fascinan como elemento decorativo, ¿por qué no iba a funcionar igual de bien nuestra Zoemini S o C?

Con sus colores vivos y enérgicos, estas cámaras quedarán igual de bien que una clásica en nuestras estanterías… con el plus de que Zoemini, compatible con tarjetas de memoria Micro SD y carga vía cable USB, será, también, nuestra (tecnológica) compañera de aventuras veraniegas.

Zoemini S

Zoemini S (179 €) es una cámara fotográfica que combina lo mejor del mundo analógico y del digital. Con una estética llamativa y muy colorida, dispara imágenes que imprime al instante y con tecnología Zink en papel adhesivo. Además, incorpora un espejo frontal para facilitar los selfis y un flash. Con un peso inferior a 200 gramos, cuenta con tecnología Bluetooh, que nos permite compartir las imágenes de la cámara al smartphone y viceversa.

boton compra

Zoemini C

Zoemini C (129 €) es una cámara compacta que ejerce condensa, en menos de 200 gramos, toda la magia del universo analógico. Dispara fotografías que imprime al instante y con tecnología Zink en papel adhesivo e incorpora un espejo frontal para facilitar los selfis. Disponible en cuatro colores muy enérgicos y vistosos.

boton compra
Imágenes | Unsplash – Clem OnojeghuoMuhammad Haikal SjukriJo Szczepanska,  – Canon


Etiquetas: , ,