Parece que estamos destinados a vivir las 24 horas junto a nuestros móviles, tablets e incluso por las noches desde nuestro sofá tenemos la sensación de perdernos algo si no tenemos dos o tres dispositivos a nuestro alcance. Aunque es cierto que tendemos muchas veces a la”melancolía” y aquel teléfono con disco de marcar de la abuela ahora nos parece de lo más bonito, por no hablar de las zapatillas más ochenteras que encontramos en un mercadillo: son nuestro objeto de deseo para un outfit perfecto.

Con la tecnología pasa lo mismo y las analógicas se niegan a desaparecer. Ni el vinilo ha desaparecido, ni los libros en papel. Los mensajes y las llamadas de voz vuelven a usarse (aunque dentro de whatsapp). Tampoco los carretes de fotografía: ahora los collages de fotos sobre la pared son verdaderos rincones de estilo en nuestra decoración, sólo hay que darse una vuelta por Instagram o Pinterest para ver todas las posibilidades que tiene la fotografía instantánea.

Es más, no es solo que no desaparezcan y se queden en un segundo plano a la sombra de lo digital, sino que parece que “lo analógico” vuelve (en un eterno retorno) a estar de moda, pero actualizado con los últimos avances tecnológicos. Y es que lo analógico proporciona un punto diferente hoy en día que no lo da lo digital. La imagen en papel se convierte en un trocito de memoria que siempre estará presente en tu pared, en tu bolso, o incluso como marcapáginas de tu libro preferido.

La magia de lo tangible

@chiccdominguez is filling up her instax wall art with pics of friends and great memories. Neat idea! #myinstax — My new wall!! #instaxmini8 #collegelife

Una foto publicada por Fujifilm Instax North America (@fujifilm_instax_northamerica) el


Una de las claves de este resurgimiento de lo analógico está en el vínculo emocional que se consigue con algo físico, así como con “la velocidad” de la experiencia de uso. El libro se puede tocar, es robusto y envejece con nosotros. El hecho de poner la aguja sobre los surcos de un vinilo cala en nuestros sentidos y la conexión que se consigue con una foto en papel no es capaz de ser igualada por ninguna pantalla.

Además, un disco de vinilo se escucha de principio a fin, en una experiencia diferente a la de estar cambiando de temas constantemente. Un libro se lee página a página. Y una foto hecha con una cámara de carrete se hace con mimo y con intención. Pensando el momento y viviéndolo. La vida de la fotografía va más allá del momento de hacerla, tiene que ver con los DIY, podemos personalizarla, añadirla a un collage o simplemente regarla.

La fotografía instantánea: diversión y tradición

La fotografía con película tiene, sin embargo, una desventaja: el tiempo que hay que esperar a que se revele el carrete una vez hechas las 12, 24 o 36 fotos de rigor. Las Polaroid fueron pioneras, allá en enero de 1.947, cuando salió al mercado la primera cámara de revelado instantáneo, convirtiéndose en la sensación en el mundo de la fotografía hasta que las cámaras digitales llegaron para quedarse.

Have a great weekend everyone. Dope pic @am.and.a ⠀ #myinstax #instaxwide ⠀ ===⠀ ⠀ Art Loeb Trail was pretty dope I have about a million pictures coming ⛰

Una foto publicada por Fujifilm Instax North America (@fujifilm_instax_northamerica) el

 

En 1.998, Fujifilm presentó Instax, su propio sistema para fotografía instantánea, con diferentes modelos de cámaras y diferentes tipos de películas, hasta llegar al momento presente, con cifras de nada menos que 5 millones de unidades vendidas frente a 100.000 unidades en 2004.

Instax: cámaras y películas para todos los gustos

La película instantánea Instax es “el corazón” de la gama. Viene en forma de cartuchos cerrados con 10 exposiciones, muy fácilmente instalables en las cámara, que quedarán listas para capturar nuestro momentos especiales.

wellbots-fujifilm-instax-mini-8-instant-camera

Existen diferentes modelos de cámaras Instax, con más o menos funcionalidades, desde las básicas mini 8, las mini 70, las mini 90 Neo Classic o la Wide 300 con exposición larga o la doble exposición. El modelo Wide, por su parte, captura fotos con un angular más amplio que en el caso de los demás modelos de la gama.

Básicamente, solo hay que instalar el carrete en la cámara, ajustar los parámetros y modos que consideremos oportunos, y capturar la escena. La fotografía estará en nuestras manos en unos pocos instantes, y revelada un minuto o dos después.

El funcionamiento y manejo de las cámaras es sencillo en todos los casos, aunque con opciones creativas interesantes en los modelos superiores para aquellos que quieran experimentar con efectos como el de la doble exposición o exposiciones prolongadas.

Una forma, en suma, divertida y personal de hacer fotos, muy diferente a la forma de hacer fotos con las cámaras digitales.

Un Instagram para la vida real

Instax takes you back. Thanks @carottedeschamps for sharing.⠀ ===⠀ ⠀ Nostalgie 💔📸 #myinstax

Una foto publicada por Fujifilm Instax North America (@fujifilm_instax_northamerica) el

Este formato de imágenes también da pie a compartir un momento especial de un modo también único e irrepetible: la foto de un instante entrañable no tiene precio, pero sí un valor incalculable. Regalar un recuerdo es tan fácil como hacer clic con la cámara y esperar a que la foto se procese.

El formato de las fotos impresas está pensado para que se pueda escribir en los bordes. Así, será más fácil poner nuestros nombres, una dedicatoria,o un título ocurrente, sea para nosotros, una persona especial, en una fiesta o un evento. Es tendencia en las bodas dar este tipo de cámaras a los invitados para que ellos mismos hagan fotografías a modo de recuerdo.

 

El gusto por lo vintage

La calidad puede no ser tan alta como en una fotografía digital, pero la conexión emocional con las fotos, unida a la estética vintage de las imágenes y de las propias cámaras, aporta un valor añadido que no se puede ignorar.

Las fotos instantáneas son únicas, especiales e irrepetibles. Podemos hacer un foto de la foto, pero en ese paso pierde ese aura de romanticismo que rodea a la fotografía instantánea.

mini90b_on

Además, el sistema Instax es asequible y al alcance de todos los presupuestos. No estamos ante un tipo de fotografía de los de apretar el botón  a ver qué sale. Todo lo contrario: hay que pensar qué foto vamos a hacer, con quién y ser conscientes del momento que vamos a capturar. Y eso requiere tiempo, cabeza y emoción.

En la tienda online de El Corte Inglés puedes ver todos los modelos Fuji Instax incluido el que comercializa en el exclusiva, la Instax mini  70 rosa.

Imágenes| Instagram @fujifilm_instax_northamerica (@chiccdominguez@am.and.a@carottedeschamps)


Etiquetas: