Volvemos con una nueva entrega de nuestro especial de fotografía. Tras hablaros de las compactas, las bridge y las réflex, hoy nos toca hacer mención a un tipo de cámara que viene pisando fuerte. Algunos posiblemente ya os acordéis de las compactas con objetivos intercambiables, en su día os explicamos en qué consistían y qué ofrecían.

Hoy, queremos volver a hablar de ellas y explicaros un poco cómo funcionan, qué nos ofrecen y por qué deberías de tenerla en cuenta si estás pensando en hacerte con una cámara. ¿Todavía no sabes qué ofrecen las compactas con objetivos intercambiables? Hagamos un pequeño repaso para explicaros cuáles son sus virtudes.

Las cámaras compactas con objetivos intercambiables, también llamadas EVIL (Electronic Viewfinder with Interchangeable Lens), son un formato similar a las Bridge. Es decir, cámaras compactas con mucho potencia que nos permiten hacer fotografías espectaculares. Un auténtico todoterreno, sin duda. Sin embargo, este tipo de cámara va un poco más allá y nos ofrece la posibilidad de intercambiar los objetivos para poder hacer así fotografías de todo tipo.

Aunque es una categoría relativamente joven, muchos fotógrafos profesionales han puesto sus ojos sobre este formato. Lo cierto es que su interés no es casual, ya que resulta perfecto para quienes buscan calidad por un lado, y suficiente versatilidad para realizar varios tipos de fotografía por otro.

Además, la resolución de los sensores es bastante alta. Normalmente casi todos los modelos están entorno a los 10 megapíxeles. La sensibilidad del ISO depende según el modelo, así como la apertura mínima (que también varía según el objetivo), pero por norma general su calidad es bastante buena y no tendremos muchos problemas con el ruido y la falta de luz.

¿Por qué comprar una EVIL? Si ya tenemos una cámara réflex y tenemos algo de experiencia en esto de la fotografía, es el compañero perfecto para nuestras sesiones fotográficas. Al ser tan pequeña, no necesitamos cargar con mucho equipo. Podemos llevarla junto a unos cuantos objetivos en muy poco espacio. No todos los días apetece echarse encima la mochila con todo el kit de accesorios.

Para trabajos profesionales evidentemente necesitaremos una cámara más potente, pero para cualquier otro uso es un formato perfecto. Además, permite grabar vídeo en alta calidad, algunos modelos ofrecen 1080p, y podemos hacer fotografías en formato RAW para posteriormente procesarlas en el ordenador.

Si es nuestra primera cámara, también es una buena opción. Su curva de aprendizaje es bastante amplia, aunque si lo que nos interesa es aprender a fondo la fotografía, quizá nos interese más otros modelos como la réflex. Es un formato que permite profundizar más en el manejo de la cámara y entender mejor todas sus características.

Su precio se encuentra en una gama más o menos similar al de las cámaras bridge. Según el fabricante y el modelo el importe puede variar. Nuestra recomendación personal es la Olympus E-PL3 y la Sony NEX-5NK, ideales para adentrarse en el mágico mundo de la fotografía.


Etiquetas: