utilizar flash

El flash es uno de esos componentes que no siempre resultan fáciles de usar en nuestras fotos. La práctica totalidad de las cámaras lo llevan, e incluso los móviles. Pero, paradójicamente, las cámaras profesionales no lo llevan integrado en la propia cámara. La misión del flash, no se nos olvide, es la de dar luz allí donde la luz natural no nos permite obtener imágenes nítidas, enfocadas y que muestren en todo su esplendor aquello o aquellas personas que queramos capturar.

El problema, es que a veces, el flash arroja luz en exceso sobre una escena “matando” la luz natural del momento. Es lo que se suele llamar coloquialmente “el flashazo”. Además, también es habitual ver cómo se dispara el flash para fotografiar a sujetos lejanos, donde su efecto es prácticamente nulo, salvo que usemos un modelo dedicado de alta potencia.

Otra situación donde el flash es molesto es a la hora de fotografiar espejos, escaparates, ventanas u objetos que reflejen fácilmente la luz que incide sobre ellos. Por no hablar de los museos, donde generalmente el flash (cuando no hacer fotos del tipo que sea) está más que prohibido por el daño que se hace a las pinturas con los destellos de alta intensidad.

Mejor sin flash, en general

Como norma, lo mejor es desactivar el flash integrado, ya sea la cámara compacta, EVIL o SLR, o el móvil. Ya tendremos tiempo de activarlo llegado el caso. Además, para los flashes de cámaras compactas o EVIL, o las de los móviles, la distancia hasta la cual el flash es efectivo es tan reducida que,  o bien lo usamos para sujetos próximos, o mejor usar la luz natural que haya en la escena.

No te preocupes en exceso. Las cámaras actuales, en general, son capaces de hacer buenas fotos incluso con poca luz. Cuanto más luminoso sea un objetivo, mejores fotos haremos con poca luz sin necesidad de flash. Y, en caso de necesidad, las cámaras son capaces de aumentar la sensibilidad ISO para compensar la falta de luz. En los móviles esto es un problema. Al igual que en muchas compactas con sensores pequeños, pero por encima de tamaños de sensor de 1’’, un aumento de ISO hasta ISO 3.200 suele ser aceptable y usable.

Una notable excepción a esta norma es el de las fotos selfi. En este caso, el flash se agradece, aunque no es habitual en un móvil. Por lo general, se usa la pantalla del móvil como fuente de luz auxiliar, lo cual es mejor que nada.

Aprovecha las fuentes de luz que tengas a mano

Mejor que el flash es usar fuentes de luz de la escena que estemos fotografiando para hacer fotos donde los objetos o los sujetos estén iluminados. Sin ir más lejos, podemos usar la luz de la linterna en los móviles como fuente de luz. O neones o carteles luminosos que haya a nuestro alrededor. Es un recurso que permite añadir luz a un retrato de un modo creativo.

Si tenemos alguna lámpara o punto de luz, también podemos hacer que la escena se ilumine encendiendo los que sean necesarios, o moviéndolos de forma conveniente al lugar que queramos.

utilizar flash

De todos modos, hay situaciones en las que no hay más remedio que usar el flash. O bien porque no hay luz, o bien porque la luz que hay no es la que nos gusta, o también porque el flash sabemos qué resultado arrojará para la foto final y nos evitamos sorpresas, sean agradables o desagradables.

Si estamos haciendo las fotos de un evento, por ejemplo, mejor que las fotos salgan seguro usando el flash, que no salgan o no sean válidas para documentar una boda, un cumpleaños o cualquier otro evento en el que queramos tener un recuerdo.

Cuando hay que usar el flash, ¿cómo lo hago?

Aquí entramos en un terreno donde hay diferentes opciones. Tenemos los flashes integrados en las cámaras compactas y las cámaras EVIL o CSC. También tenemos el flash de las cámaras SLR digitales, los flashes dedicados externos y los flashes de los smartphones. En general, y como primera aproximación, tenemos que la diferencia entre los diferentes tipos de flash está en la potencia lumínica que tienen.

A más potencia, más iluminará a distancias mayores. Los flashes profesionales y dedicados están caracterizados por su número guía. La sensibilidad ISO también influye: a ISOs más altas, a mayor distancia podrán estar los sujetos que queramos iluminar. La intensidad del flash disminuye con el inverso del cuadrado de la distancia. Al doble de distancia, la intensidad es la cuarta parte, por ejemplo.

utilizar flash

Hablamos de que este número guía es la referencia para obtener  una exposición correcta a partir del flash. El número guía es igual a la distancia multiplicada por el número F de apertura del objetivo dividido por la raíz cuadrada del valor de la ISO dividida entre cien. Lo importante es que te quedes con la idea de que a mayor número guía, mayor distancia podremos manejar.

Los flashes dedicados permiten ajustar la intensidad del flash de modo manual. El número guía se define para la máxima potencia disponible en el flash, por lo que si bajamos la potencia de disparo en el modo manual, tendremos una distancia efectiva mayor..

Para cámaras compactas y EVIL, e incluso para las SLR, no siempre es fácil encontrar este número guía dentro de las especificaciones. A veces se da la información del rango de uso del flash con ISO Auto, con una distancia variables entre un mínimo y un máximo de metros. Viene a ser lo mismo, una forma de indicar hasta dónde podemos llegar con el flash en cuanto a distancia a la que es capaz de iluminar la escena correctamente.

utilizar flash

En esta tabla se vé cómo el número guía cambia con el zoom (a más zoom, más número guía y más distancia efectiva para el flash) y con la potencia del flash cuando hay un modo manual disponible. Para ISO 100, eso sí. Si aumentamos la ISO, la distancia efectiva de uso  del flash. Con ISO 1600, tenemos que aumentará en un factor igual a la raíz cuadrada de 1.600 dividido entre 100, que es la raíz cuadrada de 16. Es decir, tendremos una distancia efectiva cuatro veces mayor. La distancia efectiva depende de la apertura también. Si tenemos una apertura F:2.0, la distancia efectiva de alcance será la mitad de la indicada por el número guía. Para F:8.0, la distancia será una octava parte.

Como norma general, podemos usar el flash en modo automático, en modo flash de relleno o en modo manual. En los móviles posiblemente no tengamos tantas opciones, quedándonos con la de automático, desactivado, activado o a veces con la opción de estar siempre encendido a modo de luz de relleno. Hay más opciones, como la de flash strobe (de destellos), modo de sincronización con la cortinilla trasera, etcétera. Pero se escapan del propósito del artículo.

Modos de uso

El modo automático es el más fácil de usar. Lo ponemos todo en auto y la cámara hace sus cálculos para que la exposición salga bien. En las cámaras compactas, EVIL o CSC y las SLR, el resultado suele ser bueno. Con un flash dedicado, mejor aún. Los ojos rojos suelen ser un problema, debido a que el flash está generalmente a la altura de los ojos y acaba por reflejarse la sangre del fondo de ojo. La solución es hacer que no se mire directamente a la cámara o usar un flash dedicado, o elegir una cámara donde el flash esté lo más alto posible respecto al objetivo.

En los flashes dedicados, este modo automático es el llamado ETTL o evaluación a través de la lente (Through The Lens).  En cualquier caso, es un modo apañado y que no suele fallar, salvo en el caso de los móviles donde tendremos que estar a corta distancia de la escena que queramos fotografiar. El flash de un móvil no da para mucho.

El modo de relleno es más creativo. En este modo, tendremos que calcular la exposición de la escena sin flash primero. Imagina que estamos en una puesta de sol, con un cielo naranja, y queremos hacer una foto de retrato. Si queremos que la cara salga bien expuesta, quemaremos el cielo. Y si sacamos bien el cielo, el rostro saldrá oscuro. El flash de relleno nos dará la luz necesaria para iluminar el rostro, dejando que el fondo salga bien. Tras calcular la exposición del cielo, activamos el flash y hacemos la foto con los parámetros en modo manual. Para cámaras con el modo de flash de relleno activado, el resultado debería ser similar a hacerlo manualmente. Eso sí, recuerda medir la luz de la escena en la parte de la escena donde haya los efectos de luz que quieras mantener.

En el modo manual de uso del flash, cambiaremos la potencia luminosa para adecuarla al resultado que queramos. Se usa más en estudio, donde tenemos fuentes de luz conocidas e incluso otras fuentes de luz adicionales para hacer que las escenas estén iluminadas de un modo holístico.

Yendo a modos creativos, el flash tiene una propiedad interesante: congela el momento durante el tiempo que dura el destello. Si usas modos manuales con exposiciones prolongadas y usas el flash, obtendrás efectos interesantes en los que tendrás un momento de la escena muy iluminado por el destello, y veladamente por detrás lo que sucede el resto del tiempo que está el obturador abierto. En el extremo, el modo strobe dispara varios destellos seguidos durante el tiempo de exposición, con lo que podemos congelar partes del movimiento en una única foto.

Qué flash necesitamos

Tengamos un flash integrado o no, muchas cámaras dejan la opción para acoplar un flash dedicado. Si la cámara es compacta, no siempre será interesante comprar un flash, Al fin y al cabo lo que buscamos es un tamaño compacto y ligereza. Así que, cualquier accesorio será molesto, en general. Para otros tipos de cámaras como las CSC/EVIL o SLR Digitales, un flash es una buena inversión si queremos tener una herramienta creativa más avanzada que el flash integrado.

Hay flashes económicos y caros. La diferencia, además del número guía, está en los automatismos de los que se dispone, por lo general. Los modelos económicos pueden incluso funcionar únicamente en modo manual, sin ajuste de exposición automática, por ejemplo. La posibilidad de disparar flashes rebotados es también útil. Hay flashes específicos para fotografía Macro, por ejemplo, con luz anular cercana al objetivo para iluminar los objetos en primer plano, aunque son variantes muy específicas para determinados tipos de fotos.

utilizar flash

En los últimos meses, se están popularizando las antorchas LED con iluminación contínua. Hay modelos para smartphones incluso. El resultado puede ser útil en determinadas circunstancias, con aplicación para vídeo sobre todo. Las fotos se benefician más, por lo general. del flash tradicional, aunque este tipo de antorchas LED dan juego. Y en el caso de los móviles, son una forma de iluminarnos en las tomas selfi o apoyar la iluminación del LED trasero.

Saber cuándo usarlo y cómo: las claves del flash

utilizar flash

Al final, la cuestión es saber cuándo usar el flash y cómo. Hay escenas que se benefician enormemente del flash. Pero otras salen perdiendo si lo usamos al tuntún. Los flashes integrados, mejor si se usan en modo de relleno para, precisamente, “rellenar” las zonas oscuras de la escena manteniendo la luz ambiente. Si estás interesado en un uso más efectivo del flash, lo mejor es que pienses en adquirir un modelo dedicado.

Te dará más luz, más controlable en cuanto a si usamos flash directo o rebotado en paredes o techos, más opciones de ajuste de la intensidad del flash y modos especiales, según el modelo, como el modo strobe. Si juegas con estos modos y formas de uso, sea en la cámara compacta, en la CSC/EVIL o en el SLR Digital, y aprovechas las fuentes de luz “naturales” que haya en el lugar donde hagas la foto, podrás iluminar las imágenes de un modo más consciente y creativo.

Veamos algunas propuestas de accesorios. Entre otras muchas ofertas dentro del departamento de fotografía encontramos un apartado para flash donde encontramos algunas propuestas muy interesantes.

Flash Metz Mecalight LED-72smart para smartphones y tablets

utilizar flash

 

Un accesorio para smartphones y tabletas que es especialmente interesante para fotos selfi y para apoyar la luz del flash LED integrado. Funciona con una batería recargable mediante USB y se puede inclinar y girar para dirigir la luz con precisión.

utilizar flash

Canon Speedlite 600EX II-RT para EOS

utilizar flash

 

Una de las referencias en flashes. Es un modelo con prácticamente todo lo que se puede buscar en un flash profesional. Tiene un número guía de nada menos que 60, y es resistente al polvo y al agua. Se puede ajustar de todas las maneras imaginables tanto en automático como en manual.

Metz 44 AF-2 para Nikon

 

utilizar flash

Sin llegar a la perfección del Canon anterior este modelo es sumamente completo y honesto. Indicado para usuarios entusiastas y aquellos que quieran añadir un flash solvente a su equipo sin gastar una cantidad elevada de dinero, tiene un número guía de 44 y modos automáticos y manuales de funcionamiento.

Kit Mini Bodegón Estudio FOTiMA

 

Los mini estudios de iluminación son óptimos para quienes quieran hacer fotos de producto en condiciones: ya sea para un blog o para Wallapop, una buena foto ayuda mucho a hacer que los contenidos sean más relevantes. Lo ideal es usar el flash de la cámara junto con los focos de iluminación contínua. Estamos en un entorno de iluminación controlada, donde el flash encaja muy bien.

En Tecnología de Tú a Tú | Cómo hacer fotos de paisaje espectaculares en vacaciones (sin tener una réflex)
17 imágenes espectaculares hechas con un móvil con las que aprender los mejores trucos fotográficos

Foto |Portada: Photo by Luciano Zanollo on Unsplash

Foto | Strobe  Roger H. Goun

Foto | Flash de relleno y fuentes de luz. Foto Indira Paganotto en la sesión Trueno. Por Manu Arenas


Etiquetas: ,