La llegada de los notebooks o portátiles de bajo coste ha supuesto una pequeña revolución en el sector. Los precios se redujeron en la misma medida que el tamaño de las pantallas y las ventas se dispararon, y esto ha tenido consecuencias no previstas en los diversos Sistemas Operativos.

Por un lado se dio empujón a la distribución de sistemas gratuitos como Linux y por otro se alargo la vida de un Sistema operativo que se suponía iba a desaparecer en breve tiempo, el Windows XP. Microsoft ha aprendido rápido y Steve Ballmer, su consejero delegado, ha anunciado que se ofrecerá una versión del nuevo Windows 7 adaptada a las características de estos pequeños ingenios, asegurando que tendrán un gran porcentaje de licencias ligadas a los notebooks.

Esta versión especial, será más económica que la versión para PC y podrá actualizarse sin ningún problema para usarla con un ordenador de mayor potencia. Ballmer añadió que el noventa por ciento de los ultraportátiles que salieron al mercado lo hicieron bajo la licencia de Windows XP.

A la lucha por esta porción de la tarta se ha unido recientemente Google, que ya ha mostrado sus intenciones de ofrecer un sistema operativo Android para los notebooks Asus.


Etiquetas: , ,