Cuando accedemos al famoso programa de mensajería instantánea una de las primeras cosas que ocurre es que nos aparece un mensaje de aviso, que dice algo así como: “Nunca revele sus contraseñas o números de tarjetas de crédito en una conversación de mensajes instantáneos”. Aunque parezca mentira este programa es un objetivo como cualquier otro de hackers y virus espía (como esos que hacen que nuestros contactos nos inviten a ver fotos o entrar en páginas).

Una buena forma de hacer que no nos ocurra esto es encriptando la información durante una charla. Para llevarlo a cabo podemos usar el PGP, un sistema de encriptación por llave que sirve para que nadie salvo uno mismo y el destinatario puedan leer los mensajes codificados. Asimismo, este sistema también puede utilizarse para saber si quien se comunica con nosotros al otro lado del ordenador es quien escribe en realidad o sus palabras son fruto de uno de estos malware.

Podemos utilizar SPYSHIELD para nuestra protección. Esta aplicación es un accesorio para Messenger compatible con PGP, aunque sólo para la versión 6.5, no con las nuevas. Su funcionamiento es muy sencillo, cada usuario tiene dos llaves: una pública y otra privada. La pública es la que distribuye a la gente y sirve para que ellos puedan enviarle un mensaje codificado que solo él, mediante su llave privada, podrá descifrar. Igualmente puede servir para firmar un mensaje poniendo una parte de su llave privada (irreconocible claro) en una firma.

Esto es como un certificado de autenticidad, ya que al recibir el mensaje el PGP comprueba la firma y texto y lo compara con la llave pública que tenemos del remitente dando un error si se ha cambiado algo en el texto o la firma no corresponde a la persona que nos envía el mensaje.


Información cortesía de:


Etiquetas: , , ,