En al década de los 90, el particionar discos era una tarea nativa del sistema operativo base dominante, MsDos. Sobre este sistema se crearon todos los sistemas operativos gráficos de Microsoft, es decir, los Windows que han existido a los largo de la historia.

De hecho, Vista se suponía que iba a ser el primer sistema operativo realmente independiente del ancestral MsDos, pero algunos expertos demostraron en su momento que esa afirmación no era del todo cierta aunque sí bastante aproximada.

En MsDos, a través del comando Fdisk ejecutado desde el prompt (el omnipresente "c:>") se podían realizar particiones del disco para distribuir las capacidades a gusto del consumidor. Con el tiempo, esas funciones fueron escondiéndose por el sistema operativo Windows, para hacer la vida más fácil al usuario novel.

Estos usuarios lo vieron tan escondido, que a veces tenían que recurrir a soluciones profesionales y de pago como Partition Magic, sin duda la mejor aplicación de gestión de discos duros (reparación, mantenimiento, recuperación y particionamiento) del mercado.

Parted Magic viene a paliar esa carencia de software fiable que permita la organización adecuada de los gigantescos discos duros, cuyas tablas de indexación para los tamaños actuales son en algunos casos tan descomunales que bajan la eficiencia del disco a niveles insospechados.

Parted Magic en el fondo no es más que una distribución de Linux funcionando a bajo nivel, permitiendo las funciones básicas de manejo y mantenimiento de los discos duros mediante la creación de un sencillo CD de autoaranque.

Este CD de autoarranque despliega una interfaz escueta y funcional para el acceso a todas las funciones necesarias para una correcta puesta a punto de nuestro sistema de almacenamiento.

Para aquellos usuarios hartos del sistema de administración de discos duros de Windows, básico y austero como él solo, esta solución que ofrecen en la web de Parted Magic puede ser el salvavidas que andaban buscando a la hora de poner a puntos equipos nuevos o remozados. Mediante un interfaz similar al de gestión de la BIOS de cualquier PC, se pueden crear particiones de todo tipo e incluso reparar errores de sector de arranque.