Oracle se hace cada vez más grande en el sector informático, como líder mundial en el aprovisionamiento de sotware de administración de la información. Ha barrido la poderosa, pero corta, oferta de IBM que también pretendía hacerse con Java y Solaris.

Java a día de hoy es el lenguaje de programación más extendido, versátil y gratuito existente. Su capacidad de integración e interacción con otros sistemas y lenguajes le convierten en una pieza codiciada. Tras arduas negociaciones, parece ser que Oracle será quién se lleve el gato al agua, convirtiendose en un rival demasiado poderoso incluso para Microsoft y su lenguaje .NET.

El precio de la operación se ha cifrado en 7400 millones de dólares, unos 6000 millones de euros. El consejo de administración de Sun aprobó unánimemente la transacción y esbozaron unos beneficios de 15 centavos por acción al cabo del primer año de la compra, como mínimo. Las acciones de Sun y Oracle sybieron de forma inmediata tras anunciarse el pacto formal.

En palabras de los directivos de Oracle encargados de la compra, Java es la adquisición más importante a lo largo de la historia hecha por una compañía. Solaris además es el sistema operativo más usado para la implantación de sus sitema gestor de bases de datos relacionales. Hasta este verano no se hará realidad esta absorción, que estará pendiente de los organismos reguladores pertinentes.

Queda en mera anécdota la oferta hecha por IBM a la baja intentando establecer un tira y afloja en la compra venta de acciones. La posición en la que queda el principal competidor de Oracle, Microsoft con su SQL server, es incierta.

El apoyo de Sun al software de código abierto y, en consecuencia, ahora de Oracle, a pesar de que su sistema de bases de datos es de pago, es algo contra lo que Microsoft a día de hoy no puede no puede competir. Lo importante es que la lucha se mantenga, mientras haya competencia, habrá mejora, si se llega al monopolio, el avance se hace estático.