En una época de cierre masivo de videoclubs el futuro parece está en el streaming, es decir, en ver las películas en Internet sin descargarlas.

Ante el éxito de Netflix, la más que rumoreadas negociaciones de Apple con los estudios para ofrecer alquiler de series en streaming, parece que Google no quiere quedarse atrás, y puede plantearse usar YouTube, y con el que tiene problemas para obtener beneficios, como una plataforma usada para cobrar por ver películas en la Red.

Desde su adquisición por Google en 2006, YouTube solo ha generado pérdidas. Es muy costoso mantener tantos vídeos en sus servidores: en ese sitio web se ven 2.000 millones de vídeos al día. Ante portales como Hulu (propiedad de NBC, Fox y Abc) o Netflix, que están logrando un considerable éxito en EE UU con suscripciones de pago por visionado de series de televisión y películas, Google ha decidido aprovechar su inmensa plataforma para ofrecer ese mismo tipo de servicios.

Según el Financial Times, Google ya está en negociaciones con los grandes estudios para alquilar vídeos a través de YouTube antes de fin de año. Esta estrategia no es nueva para Google, pues a principios de año ya ofreció el alquiler de títulos que iban a participar en el festival de Sundance. En relación al precio de esta nueva iniciativa, se estima que los nuevos estrenos costarían, a través de YouTube, unos cinco dólares (3,94 euros).

Primero, el modelo se probaría en EE UU, para luego ampliarse progresivamente al resto de países. Los largometrajes se estrenarían en YouTube el mismo día en que se comercializara el DVD y se pusiera a la venta en formato digital en Amazon y en iTunes. Estos son momentos de experimentación con la comercialización de vídeo en Internet y de profunda crisis para el DVD. Y no parece que nadie quiera quedarse fuera de la lucha por una parte de este jugoso pastel.


Etiquetas: , , ,