Si pretendes ser "invisible" en esta sociedad tecnológica en la que vivimos más te vale hacerte con un anillo de poder. Porque, desde luego, Google Earth puede convertirse en poco tiempo en una especie de Sauron al que no se le escape detalle.

Su "ojo que todo lo ve" no es una llameante hendidura sin párpados situada en una tétrica atalaya de Mordor, sino un satélite llamado GeoEye-1 que desde el sábado orbita heliosincrónicamente por el espacio obteniendo imágenes de la Tierra con una resolución de 0,45 metros en blanco y negro y 1,65 metros en color.

¿Sientes una inquietante presencia muy cerca de tu cabeza? ¿Notas como alguien vigila la efectividad de tu champú anticaspa? Di "patata". Gracias a esta nueva tecnología el "interior" de las ciudades principales de Estados Unidos y Europa se podrá fotografiar a 1 metro de distancia. Y si eres berlinés lo mismo notas hasta un extraño cosquilleo en el cogote, porque en esta urbe las instantáneas se pueden aproximar hasta 15 centímetros.

Esto, que da bastante miedito, se ve limitado por las trabas legales, por las que no se ofrecerán al público imágenes de menos de 50 cm. La privacidad de tu coronilla seguirá estando a salvo, o al menos eso es lo que se promete, porque si Google es el cliente número 2 de este nuevo satélite ¿Quén es el número 1? Pues… la Agencia Federal de Inteligencia Geoespacial, astilla del gran árbol (o más bien Ent) que es el Ministerio de Defensa (no el español, obviamente). Y ya sabemos todos, que la mejor defensa es un buen ataque ¿verdad?

 


Etiquetas: , ,