Los microordenadores o netbooks son masivamente utilizados para la navegación por la Red y el uso de mensajes electrónicos, precisamente donde es más probable infectarse con algún virus o troyano, y aunque ya llevan varios años de ventas exitosas, no ha sido hasta hace poco cuando los antivirus han puesto los ojos en ellos.

El laboratorio de software de Kaspersky ha lanzado las nuevas versiones de productos para usuarios domésticos, Kaspersky Internet Security 2001 y Kaspersky Anti-Virus 2011.

Según la compañía, con sede en Moscú, esta nueva versión de su solución de seguridad es todavía más rápida que se predecesora e incluye algunas novedades como la compatibilidad con estos dispositivos netbook.

Ente las mejoras más destacables se incluye la posibilidad de ejecutar aplicaciones y el navegador web en un entorno virtualizado que no supone una amenaza para el PC, análisis del comportamiento para evitar suplantación de identidad, control parental, filtro geográfico, monitorización del sistema operativo o un gadget de escritorio para los usuarios de Windows Vista y Windows 7.

Una de las nuevas funcionalidades es la posibilidad de utilizar el disco de instalación del producto como disco de rescate en caso de problemas. Este contiene una serie de utilidades para escanear o tratar un ordenador infectado y evita la necesidad de descargarse un sistema operativo de arranque.

Otra de las novedades es que se pueden instalar en máquinas que ya están infectadas, incluso con rootkit que tratan de combatir la instalación de soluciones antivirus.

Asimismo, se ha actualizado la tecnología Sandbox, incorporada en las versiones 2010. El Modo Seguro para websites y aplicaciones restringe el acceso a los recursos del ordenador.

La nueva característica GeoFilter permite bloquear dominios relacionados con determinados países. Cuando se activa, no permite el acceso a los recursos que cuentan con nombres de dominio previamente determinados. Sin duda una apuesta de futuro por la seguridad de los microordenadores.

El 65% de todas las vulnerabilidades de Internet proceden de sitios de confianza que redirigen a los usuarios a sitios inseguros sin su conocimiento.

GeoFilter promete evitar las redirecciones a este tipo de dominios si estos se ubican en países que el usuario prefiere bloquear.


Etiquetas: