Hace apenas unos días hablábamos largo y tendido sobre la tecnología de transmisión ósea, un avance que nos confiere el singular “superpoder” de escuchar usando no el tímpano, sino los propios huesos de nuestro cráneo. Y no es cosa de magia ni de los mutantes de Marvel, sino de física y ciencia. Bien, durante la última semana hemos podido poner a prueba las gafas de sol Luppo, que utilizan esta tecnología para que podamos dejar en casa los clásicos auriculares.

Orientadas de cara al público más deportista (aunque técnicamente cualquiera puede sacarles partido), estas gafas destacan por su capacidad para reproducir música y pasar llamadas como si fueran unos auriculares Bluetooth convencionales pero sin bloquear los oídos. Una sensación sorprendente que describimos en mayor detalle a continuación.