Los dispositivos inteligentes están de moda desde hace unos años, es un hecho que no se le escapa a ningún consumidor. ¿Quién no disfruta hoy en día de un smartphone? ¿o de un tablet? Estar conectados a la red, recibir mensajes al instante, leer conectar con cualquier punto del planeta… en una sala de espera.

El avance de la tecnología también permite que esos dispositivos inteligentes puedan ser cada vez más pequeños y se puedan usar en sitios tan insospechados como nuestra muñeca. Los smartwatches, que pertenecen a la nueva ola de dispositivos “wearables”, es decir, para llevar puestos, son la nueva tendencia.