Los avances tecnológicos no son únicamente patrimonio de los dispositivos de electrónica de consumo. En la gama blanca de electrodomésticos, en la que se integran los frigoríficos, las lavadoras o los equipos de climatización, también hay avances que permiten mejorar aspectos como la eficiencia o la facilidad de programación de sus funciones, así como el rendimiento, si hablamos, por ejemplo, de tiempos de lavado en el caso de las lavadoras.

Además, tendencias como el Internet de las Cosas permiten que el mundo de la electrónica digital y los electrodomésticos “analógicos” converjan hasta cierto punto. De este modo, es cada vez más frecuente encontrar dispositivos conectados con Internet y gestionados a través de apps en el móvil. Samsung es una de las empresas que más están apostando por esta convergencia entre el mundo de la conectividad y el de los electrodomésticos.