Retoques fotográficos básicos con Photoshop paso a paso

Escrito por el 01, Jul 2011 | 1 comentario

Sin lugar a dudas, Photoshop es el programa de retoque fotográfico más popular. Tanto que se ha acuñado el término ‘photoshopear’ cuando mejoramos las instantáneas con este programa. A veces las fotos que realizamos no muestran el aspecto que pretendíamos cuando apretamos el botón de disparar y este programa ayuda a incrementar la calidad de la imagen o de la composición. El software de Adobe tiene infinidad de utilidades para mejorar las fotos que realizamos con nuestras cámaras y aquí conoceremos algunos de los más sencillos que servirán para dar a tus imágenes un aspecto más cuidado.

El primer paso es mejorar el encuadre. Recuerda reglas básicas como la de los tercios (dividir el ancho y el alto de la imagen en tres, trazar líneas imaginarias y colocar elementos importantes en las intersecciones) y comprueba que el encuadre es correcto. Si no es así, puedes recortar la imagen. En el menú, clica en Imagen y después en la opción recortar, o pincha en el símbolo de la paleta. Puedes elegir unas medidas (si quieres mantener la proporción debes hacerlo) o recortar directamente la parte de la imagen que te interese.

Una vez que tienes en el lienzo la parte de la fotografía que quieres retocar has de corregir los niveles, lo que te servirá para obtener colores más reales. Dentro de la opción Imagen del menú, clica en Ajustes y después en niveles. Aparecerá un cuadro de diálogo con un histograma. Ahora tienes tres opciones. La más sencilla es la corrección automática, en la que el propio Photoshop asigna los valores. La otra es utilizar la herramienta cuentagotas del cuadro de diálogo. El de la derecha sirve para definir el blanco, clica sobre él y luego sobre un punto que represente el blanco en la imagen. Haz lo mismo con el negro (cuentagotas de la izquierda. Si no puedes definir el blanco o el negro, mueve las marcas que aparecen debajo del histograma hasta un valor que te otorgue el efecto deseado.

A veces, incluso después de recortar la imagen puede haber elementos indeseables que no queremos que aparezcan en la fotografía. Puedes eliminarlos utilizando el tapón de clonar, que permite copiar trozos de otra parte de la fotografía donde queramos. Encontrarás su símbolo, parecido a un sello, en la paleta de herramientas. Clica sobre él y después desplázate en la imagen hacia la parte que quieres clonar. Pulsa la tecla ‘Alt’ y aparecerá una mirilla, al hacer clic habrás señalado la sección que quieres clonar. Desplázate después hacia el elemento que quieres borrar y mientras mantienes pulsado el botón izquierdo del ratón empieza a cubrirlo.

Photoshop trae entre sus opciones muchos filtros con los que puedes practicar y conseguir efectos llamativos. Los puedes encontrar dentro de la opción filtro del menú y convertir tus imágenes en dibujos hechos con carboncillo o jugar con los enfoques. Con estos sencillos pasos, ya puedes empezar a retocar tus imágenes.

Leer más

Ojos de mayor intensidad con Photoshop

Escrito por el 29, May 2010 | 1 comentario

Selecciona el iris: Entramos en modo de máscara rápida (tecla Q) y pintamos sobre el iris de los dos ojos utilizando un pincel (B) y el negro como color frontal (D). Un truco: Es mejor dejar cierto margen en lugar “meternos” en el blanco de los ojos.

Suaviza la selección: Aplicamos un desenfoque gaussiano (Filtro/Desenfocar/Desenfoque gaussiano) para suavizar la máscara ajustando un radio que cubra el iris por completo sin llegar a salirse. Tras este paso, volvemos al modo estándar (Q) para convertir la máscara en una selección e invertimos esta (Selección/Invertir).

Ajustando los niveles: Entrando ya en material, es el momento de ajustar los niveles (Imagen/Ajustes/Niveles…) para modificar la intensidad de la sombras, los medios tonos y, muy especialmente, las iluminaciones. Para ello tan solo tenemos que desplazar los deslizadores hasta dar con el ajuste deseado. Lo más sencillo y frecuente es concentrarnos en el tercer deslizador (iluminaciones) desplazándolo hacia la izquierda, pero si buscamos un efecto aún más exagerado podemos mover el primero un poco a la derecha y el segundo hasta situarlo prácticamente al lado del anterior. Por otro lado, existe un método alternativo para modificar los niveles preservando la imagen original en el mismo archivo que consiste en crear una capa de ajuste de niveles (Capa/Nueva capa de ajuste/Niveles…) siendo un sistema muy recomendable.

Ajustando también el Tono/Saturación: Ahora, si queremos, podemos modificar el tono y la saturación (Imagen/Ajustes/Tono/saturación…) para resaltar o variar el color. Si utilizamos una capa de ajuste para corregir los niveles, tendremos que hacer clic sobre ella y cargar su selección (Selección/Cargar selección…), tras lo que ya podremos crear una nueva capa de ajuste de Tono/saturación.

¿Más blanco?: Finalmente y de forma opcional, podemos volver a repetir los tres primeros pasos solo que seleccionando el resto del ojo. Un consejo: en este caso ajustéis los niveles utilizando el botón “Automático” y juguéis con la transparencia de la capa hasta conseguir un blanco natural.

Leer más

El ojo que todo lo fotografía

Escrito por el 08, Ago 2008 | 19 comentarios

Desde sus comienzos la fotografía ha aprovechado las características de la visión humana para su desarrollo. Ahora, gracias a un grupo de científicos de la Universidad de Illinois, en Urbana, las cámaras no sólo se adecuarán a estos principios sino que podrían ser prácticamente “ojos” en lo que a su forma se refiere.

El proyecto, básicamente, ha consistido en el desarrollo de una cámara con un campo de visión extremadamente amplio, con un tamaño y forma ajustada a la ocular e incluso una “retina” sensible a la luz.

Hasta la fecha los fotodetectores de silicona de las cámaras digitales estaban situados sobre superficies planas, pero este invento aprovecha por primera vez una superficie curva para generar imágenes nítidas.

Han hecho falta dos décadas para que los científicos se sobrepusieran a las dificultades técnicas que impedían “doblar” esta pieza y hacerla semicircular. El problema fundamental tenía que ver con la fragilidad de los materiales usados para captar imágenes, que se rompían al ser curvados.

Si esta tecnología prospera la fotografía digital podría sufrir una revolución, así como el diseño de las minicámaras fotográficas y la imaginería biológica que podría incluso permitir los implantes de retina artificial.

Aunque el prototipo en el que se trabaja sólo dispone de 256 píxeles se esperan desarrollar otros de mucha más densidad.

Leer más

Regula la velocidad ISO de tu cámara

Escrito por el 24, Abr 2008 | 20 comentarios

Las cámaras digitales réflex y compactas permiten regular la velocidad ISO para controlar la sensibilidad del sensor de la cámara a la luz que haya.

Cuanto mayor es el valor del ISO, mayor es la sensibilidad, por lo que en situaciones con escasa luminosidad conviene aumentar este parámetro. El modo automático de las cámaras de fotos fija directamente un factor en función de la luz que haya, pero el inconveniente es que en este modo salta también el flash si lo considera necesario, y si prescindimos él es posible que al foto salga borrosa.

Muchas cámaras digitales tienen un modo semiautomático para aumentar directamente la velocidad ISO. Aunque casi nadie lo utiliza, te recomendamos que lo actives cuando haya poca luz. Esta opción te permitirá no usar el flash aunque no haya demasiada luz.

Igualmente ten en cuenta que no es recomendable abusar del ISO aumentándolo innecesariamente, ya que repercute directamente sobre la calidad de la imagen aportando ruido a la foto. En fotografía digital se denomina ruido un feo efecto generado sobre la imagen haciendo que esta pierda nitidez. Aparecen pequeños puntos multicolores (más visibles en las zonas oscuras que en las claras), causados generalmente por disparar la foto con el ISO excesivamente alto.

Es importante que encuentres el equilibrio justo para fijar el ISO a la velocidad adecuada. Verás como tus fotos salen más bonitas.

Información cortesía de:

Leer más