El nuevo Gmail ya está aquí. De hecho, es posible que ya esté activo en tu bandeja de entrada. Hacía ya nada menos que cinco años desde la última vez que Google daba un repaso en profundidad al que es el cliente de correo electrónico más popular del mundo. Y aunque a los cambios estéticos son importantes, también lo son los centrados en la productividad.

Totalmente rediseñado, el nuevo Gmail incorpora una serie de características pensadas para simplificar la forma en la que interactuamos con nuestros mensajes, evitando el salto entre aplicaciones y ventanas, reduciendo el tiempo entre las acciones y haciendo que todo sea más simple. La lista de cambios es extensa, pero aquí estamos nosotros para hacerte un recopilatorio con los más importantes.