No es solo cuestión de precio o tamaño. Si buscamos un monitor que haga más cómodo el uso de nuestro portátil, nos permita disfrutar al máximo de los videojuegos o necesitamos una pantalla extra para trabajar con más aplicaciones al mismo tiempo, es aconsejable que descartemos un dispositivo todoterreno y optemos un monitor que se adapte a nuestro objetivo.