Las impresoras han dejado de ser un periférico de los ordenadores para habitar cualquier espacio del hogar. Conectadas sin cables a teléfonos y tablets o con la voz, forman parte del universo de IoT (Internet de las cosas) que acerca la tecnología a todo tipo de usuarios.