Entre un 30% y un 50% de comida en 2012 terminaba convirtiéndose en residuo, y casi el 42% del desperdicio de alimentos ocurre en casa, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.