Apple volvió a revolucionar el mundo de los auriculares inalámbricos compactos gracias a sus AirPods. Unos equipos con un diseño particular, que se ha convertido en todo un éxito de ventas, e incluso en objeto de deseo de usuarios de Apple o de otros ecosistemas. Su facilidad de uso, su autonomía y sobre todo la calidad de sonido han conseguido convertirlos en el equipo a batir. Una primera versión muy completa que hemos visto mejorar con los AirPods 2, con los que comparten diseño exterior, pero poco o nada en su interior.