AdvertisementAntes de la aparición de la refrigeración industrial a principios del siglo XX y la popularización de la refrigeración doméstica a mediados del siglo XX, no había neveras, había neveros. Durante el invierno, la nieve se almacenaba y compactaba en cuevas y pozos excavados en la montaña para hacer hielo. Luego se llevaba a las ciudades y se vendía en forma de barras, donde se utilizaba para refrigerar bebidas, hacer helados o conservar alimentos.

Los frigoríficos domésticos supusieron todo un adelanto tecnológico en el hogar. Ahora se podían guardar alimentos durante más tiempo y disfrutar de bebidas frías en cualquier momento. Eso sí, han cambiado mucho desde entonces, y gracias a la tecnología de tu nuevo frigorífico, te ahorrarás todo lo que se tenía que hacer con la nevera.

Descongelar para quitar la escarcha

 

image03

Antes de la llegada de la tecnología No Frost, los frigoríficos producían mucha, mucha escarcha. ¿El motivo? La humedad de los alimentos se condensaba en las paredes -más frías- y se congelaba. Por eso hacía falta apagar y vaciar la nevera y el congelador y dejar que se derritiera el agua para poder quitar esa molesta escarcha. Demasiado trabajo.

Ahora, en cambio, se extrae la humedad sobrante de manera automática para evitar este problema, evitando tan molesta tarea.

Los frigoríficos Liebherr BluPerformance poseen un sistema No Frost avanzado, denominado DuoCooling. Consta de dos circuitos de frío regulables independientemente; donde el frigorífico es cíclico y el congelador, No Frost. Esto asegura el nivel óptimo de humedad en el frigorífico y no tener que descongelar la parte del congelador. Además, al no haber intercambio de aire entre frigorífico y el congelador, se evita la transmisión de olores y el secado de los alimentos.

Ajustar la temperatura de la nevera “a ojo”

image05

Antes, las neveras no incluían un termostato, sino simplemente un regulador de potencia. Había que ajustarla “a ojo” en función de la temperatura deseada y la cantidad de alimentos que había en el interior.

Gracias a su pantalla electrónica táctil de 7” situada en la puerta y la pantalla táctil de 2,4” de alta resolución del interior, en los frigoríficos Liebherr BluPerformance, conocer y ajustar la temperatura es más fácil que nunca gracias a sensores interiores de temperatura y controles táctiles de gran precisión. Incluso en un futuro próximo podrás controlar tu nevera con el smartphone o la tablet gracias al accesorio opcional Smart Device adaptable a las neveras de la gama actual.

Guardar la compra poco a poco

image00Antes, si guardabas toda la compra en la nevera y el congelador de golpe, ocurría una cosa muy curiosa: se calentaba e incluso derretía lo que ya había dentro. Eso es porque el frigorífico no enfriaba lo suficientemente rápido, y los nuevos alimentos repartían su calor entre sus vecinos de estantería.

Los nuevos frigoríficos BluPerformance de Liebherr, además de una mayor potencia y eficiencia, cuentan con una función MaxPerformance, perfecta para cuando llenas la nevera a tope.

Jugar al Tetris para que quepa todo

image02No es solo que las neveras antes eran más pequeñas, sino que además el motor, el aislamiento y otros componentes ocupaban mucho más espacio. Así que a la hora de guardar la compra, era necesario haber sido estibador portuario en una vida pasada o haberse pasado el Tetris varias veces.

Gracias a su innovador diseño, los frigoríficos Liebherr BluPerformance integran la tecnología de frío en la base del aparato, aumentando significativamente la capacidad útil con el mismo tamaño. Además, su diseño interior flexible tanto en la parte del frigorífico como en la del congelador, ofrece un amplio abanico de configuraciones personalizables.

Apagar la nevera al irse de vacaciones

image01

Otro clásico entre los clásicos. Para no gastar electricidad y evitar posibles averías, antes teníamos que apagar la nevera al irnos de vacaciones. Como si hacer las maletas no fuera suficiente.

Con los frigoríficos Liebherr BluPerformance esto es menos necesario que nunca, ya que pertenecen a la clase de eficiencia energética más alta (A+++ y A+++/-20%). Además, cuentan con un modo Holiday que minimiza el consumo durante las vacaciones.

Los electrodomésticos llegaron al hogar para hacernos la vida más fácil, y aunque las primeras neveras supusieron una auténtica revolución, requerían una atención, cuidado y mantenimiento que puedes evitarte si escoges un frigorífico Liebherr.

 


Etiquetas: